Alan Greenspan elogió la rapidez con que cayó el riesgo argentino

06deFebrerode2001a las09:14

El titular de la Reserva Federal se reunió con Machinea e instó amantener la convertibilidad

El funcionario norteamericano se mostró muy al tanto de la realidadeconómica del país

También se refirió al impacto que ocasionaría la desaceleración de laeconomía de EE.UU.

WASHINGTON (De un enviado especial).- El titular de la Reserva Federal (Fed),Alan Greenspan, elogió ayer la velocidad de la caída del riesgo argentinoregistrada durante el último mes y remarcó la importancia de mantener la saluddel sistema de convertibilidad.
En una reunión que mantuvo en el edificio de las calles C y 21 con el ministrode Economía, José Luis Machinea, y con el secretario de Finanzas, Daniel Marx,Greenspan se mostró "impresionado" por el ritmo de la reducción delriesgo argentino tras la obtención del blindaje, según dijo el titular de lacartera económica a La Nación minutos antes de abordar el avión de regreso aBuenos Aires, vía Miami.

Cuando hablaron de la política monetaria, el poderoso banquero fuecontundente en su defensa del plan de convertibilidad.

"Es un sistema muy demandante desde el punto económico y político,pero también con extraordinarias posibilidades a largo plazo si uno consigueque ambas cosas funcionen bien", indicó ante sus invitados, según laversión argentina.

Entre las 17 y las 17.45, se repitió la misma base de temas desarrollados enlas otras reuniones del lunes: cuadro de la situación argentina y de ladesaceleración en los Estados Unidos.

Impacto político

En cuanto a la economía argentina, se revisaron los cortocircuitospolíticos dentro y fuera del Gobierno por su impacto sobre el riesgo país.

En este sentido, Machinea admitió el "fuerte impacto" de estasdisputas sobre la confianza de los inversores en los últimos dos años.

Por otra parte, el ministro destacó ante Greenspan la competitividad logradapor la Argentina a raíz del proceso deflacionario (contracara de la recesión)frente al aumento de la inflación en los Estados Unidos.

Sobre la desaceleración en la primera economía del mundo, hubo totalhermetismo por parte de la delegación argentina, pero al parecer el secretariodel Tesoro, Paul O«Neill, fue más optimista en cuanto al efecto del recorte deimpuestos planeado por George W. Bush que el titular de la Fed.

El presidente republicano basó parte de su campaña electoral en una fuertecaída de los impuestos, que ni siquiera convence a su propio secretario delTesoro.

El silencio argentino en torno de estos temas se explica por el enojo que lecausaron a Greenspan las declaraciones de Machinea el año último, cuando, trassalir de la Fed, comentó en tono de broma que el organismo monetario pensababajar las tasas de interés.

La noticia recorrió el mundo y alteró a los mercados de bonos por un buenrato en ese entonces.

Al igual que con O«Neill, Machinea relató ayer los últimos datos de lasituación argentina. La diferencia entre ambos fueron las incisivas preguntasdel titular de la Fed, quien estaba más al tanto de la evolución de laeconomía nacional que el flamante funcionario del Tesoro. "Tenía claroqué habíamos hecho y cuál era la situación política argentina",confesó el ministro.

Un día agitado

Junto a Greenspan estaba el encargado del área internacional del organismo,Tom Connors, y su colega que sigue a la Argentina, Beth Wilson.

Inflado de orgullo, el titular del Palacio de Hacienda, José Luis Machinea,despidió una jornada que comenzó con nieve y terminó con el cielo despejado.

En siete horas, se había reunido con cinco importantes funcionarios,"tal vez entre los más importantes del mundo", llegó a exagerar elministro -aunque no tanto- ante el resto de la delegación de Economía que loacompañó en su f

Temas en esta nota

    Cargando...