El número uno del FMI sumó más presión

20deSeptiembrede2002a las08:04

El director del organismo habló con Duhalde. Dijo que está preocupado por el impacto de la crisis

El director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Horst Köhler, exigió ayer al presidente Eduardo Duhalde que cumpla con las reformas demandadas por la comunidad internacional si pretende que las negociaciones con el organismo lleguen a buen puerto.

Köhler envió una carta y pidió hablar ayer telefónicamente con Duhalde. Según relató el ministro de Economía, Roberto Lavagna, el contacto surgió por expreso pedido del jefe del FMI a raíz de la "preocupación por el impacto que la situación de la Argentina genera" en el mundo.

En la carta, el directivo recordó una vez más que Argentina debe solucionar la crisis bancaria que generan los fallos judiciales, y manifestó la importancia de que se cumpla el pacto fiscal con las provincias y se reduzca en un 60% el déficit de las mismas.

Köhler, dio a entender que el país no recibirá más dinero en tanto no presente un plan convincente, lo que no hizo más que afirmar que las posibilidades de un acuerdo inmediato con el FMI son casi nulas. Incluso, el directivo puso a la Argentina como ejemplo "peligroso" de lo que significa "detenerse a mitad de camino" en las reformas del Estado.

Al hablar en Washington ante el Consejo de Relaciones Internacionales, Köhler señaló que "el problema de América latina no es que ha hecho demasiadas reformas sino demasiado pocas" y reiteró que el FMI ayudará a los países en problemas si es que hay "gobiernos que estén a la altura de sus propias responsabilidades y comprometidos a trabajar con la comunidad internacional".

El jerarca consideró que "hoy resulta más claro que nunca que instituciones fuertes y un gobierno bueno y responsable son indispensables para el crecimiento sostenido y la estabilidad financiera".

Sin mencionar específicamente a la Argentina, Köhler también dijo que "cuando un país no está realmente dispuesto a colaborar con la comunidad internacional, debemos estar preparados para decir no a más solicitudes de asistencia".

Además, diferenció a Brasil de la Argentina. "El caso de Brasil demuestra que la comunidad internacional debe contar con los medios para brindar todo su apoyo a países que hacen un buen trabajo", dijo.

Según el funcionario, el país vecino invirtió en la globalización a través de una política monetaria, impositiva y cambiaria fuerte y esa fue la razón por la que el FMI le aprobó a Brasilia una línea de crédito récord de 30.400 millones de dólares.

En otro momento de su discurso, Köhler hizo una autocrítica del organismo internacional y aseguró que "la experiencia reciente en América latina" demuestra que el FMI "también tiene muchas cosas para terminar".

Estas "tareas pendientes" del organismo incluyen un rol más activo en prevenir las crisis y el fortalecimiento de un mecanismo para la resolución de las crisis una vez que estas se presentan, incluyendo un sistema para reestructurar deudas externas insostenibles.

Reservas, sí o no

Ayer, desde distintas áreas del gobierno, continuaron los rechazos a las declaraciones de directivos del FMI que en los últimos días "atacaron" a la Argentina por incumplir con los deberes. Tampoco faltaron las respuestas de precandidatos presidenciales y políticos que fijaron distintas posiciones sobre si es preferible entrar en default o permitir una sangría de las reservas.

El justicialista Néstor Kirchner, precandidato por el justicialismo, dijo que "algunos candidatos parecen desesperados por pagarle al FMI, aún a costa de entregar las reservas que quedan en el Central", y lanzó una advertencia al decir: "Calma operadores, la Argentina no está en venta y el Ministerio de Economía no se alquila".

En otra embestida contra el FMI, el ex presidente Raúl Alfonsín le recomendó al gobierno no utilizar las r

Temas en esta nota