La recaudación bajaría 5% este mes

23deSeptiembrede2002a las08:18

Economía admite que hay presión empresarial para seguir pagando con bonos.

Los ingresos de 2003

La suspensión transitoria que dispuso el Gobierno para la cancelación de impuestos con títulos públicos provocaría que este mes se frene la fuerte y constante suba que la recaudación viene experimentando desde mayo último. Aunque igual mostrarán un signo positivo, los ingresos se reducirán un 5% respecto de agosto.

"Hasta ahora las empresas pagaban porque decían "ya que tengo este papel, adelanto impuestos". Ahora, eso no va a ocurrir y lo sentiremos", dijo una fuente del equipo económico a LA NACION.

Así y todo, los ingresos rondarían los 4700 millones de pesos, con lo que subirían cerca de un 23% con respecto a septiembre del año último, pero sería menor a los 4731 millones que entraron en agosto en el fisco.

Según la fuente del Ministerio de Economía, "hay fuertes presiones (de las empresas), muy fuertes, para que volvamos a cobrar impuestos con esos títulos que están en default". Esto mismo lo reconoció el secretario de Hacienda, Jorge Sarghini, aunque dijo que no está en los planes inmediatos levantar la restricción.

"Sí, recibimos presión. Tenemos claro que vamos a reconocer el derecho, pero con lo que estaba pasando, si no se controlaba, se ponía en riesgo la posibilidad de seguir respetando ese derecho. Estamos en emergencia económica y por eso el pago de impuestos con esos títulos hay que programarlo en el tiempo; acá no se tomaron precauciones y se produjo un descalce", señaló en diálogo con LA NACION.

Para el ministro Roberto Lavagna, la gota que rebasó el vaso se produjo en agosto, cuando ingresaron al Tesoro $ 650 millones en títulos, la mayor parte proveniente de un grupo de grandes empresas que pagaron sus obligaciones impositivas con esos papeles.

Títulos en septiembre

Igual, cuando a fines de mes se dé a conocer el monto recaudado, se dirá que en títulos ingresaron $ 240 millones, a pesar de la suspensión dictada. Ese monto entró a las arcas del Estado en menos de cinco días, cuando comenzó a sonar con fuerza el rumor que después se confirmó: la suspensión en el uso de los papeles para cancelar deuda.

"En el impuesto al tabaco, por ejemplo, el mes pasado el 5% se pagó con patacones, el 20% con Lecop y el 62% con títulos públicos. También ocurrió con el pago del IVA DGI, que de los $ 1291 millones que recaudó, el 50% fue con títulos que el Estado no puede utilizar para absolutamente nada", dijo la fuente.

En los primeros ocho meses del año se recaudaron $ 1918 millones con esos papeles, aunque en el mercado aún quedan 6000 millones vencidos y otros 2000 por vencer.

Estos papeles son letras o cupones de títulos vencidos, que entraron en cesación de pagos (que dispuso Adolfo Rodríguez Saá durante su breve gestión presidencial) y que tienen una garantía diferente del resto de los otros títulos de deuda, ya que ofrecen la posibilidad de ser rescatados a través del pago de impuestos.

De los $ 8000 millones, 5000 millones son letras que ya vencieron y que fueron alcanzadas por el decreto que dispuso el default. "Esto le trae muchos problemas a la caja de la Nación porque con esos títulos no pagamos los salarios, no podemos transferir a las provincias ni pagamos el plan jefes y jefas de hogar", dijo Sarghini.

Los ingresos futuros

Mientras, el proyecto de presupuesto prevé un fuerte aumento en la recaudación ($ 76.779 millones), por los ingresos que generará el comercio exterior y en un mayor incremento en los precios. "No, no se está pensando bajar la alícuota de las retenciones porque es la pata que mantiene la recaudación. Sería lo debido, pero cómo se compensa lo que se perdería", dijo la fuente. Es que, según señaló, "lograr hoy apoyo en el Congreso para instrumentar un nuevo tributo es una misión imposible

Temas en esta nota