La economía tocó fondo

Por
27deSeptiembrede2002a las08:19

Alfonso Prat Gay, economista, dijo que en la Argentina hay chantaje verbal en torno al acuerdo con el Fondo Monetario Internacional y que las culpas de no llegar a un acuerdo están repartidas. “En este debate, se mira en una única dimensión, de que si cortamos con el Fondo es un desastre”.

En ese sentido, el economista dijo que los dichos de Anne Krueger no son exactamente ciertos. “Argentina ya no está recibiendo créditos, no es que dejará de recibirlos, como dijo. No está en la situación correcta con el FMI. Lo único que perdería en el corto plazo por no acordar sería un solo préstamo pendiente del BID (Banco Interamericano de Desarrollo) para programas sociales, de sólo u$s 200 millones”.

Prat Gay consideró que la Argentina debería ser inteligente en la discusión: “Miremos el problema como miraríamos a una empresa que entra en convocatoria de acreedores –propuso-, donde se sientan accionistas y acreedores y ven cuál es la mejor solución. Lo que vemos es que hay acreedores cruzados de brazos a ver cuándo pueden cobrar una moneda, y que sabemos quiénes son, y un acreedor privilegiado que sigue cobrando en detrimento de otros acreedores”.

Afirmó que “las víctimas inocentes son los argentinos que la ven de afuera, especialmente los pobres e indigentes”.

Prat Gay señaló que “el año pasado, el Banco Mundial tuvo dos defaults, ya que dos países entraron en irregularidad de pagos: Zimbabwe y Costa de Marfil”, y que, como consecuencia de esos no-pagos, el BM tuvo que previsionar parte de los préstamos. “De u$s800 millones, y tuvo que previsionar u$s600. Si la Argentina entrara en la misma situación de Zimbabwe, al Banco Mundial le significa más de u$s8.000 millones. Si tuviera que previsionar una parte, tendría lo que nunca tuvo, que es una enorme pérdida en su balance. No le conviene al BM, ni al Fondo, ni a la Argentina”.

Añadió, en ese sentido, que el poder de la negociación está en manos del Fondo y que ésta se encuentra en la instancia en que les duele más a ellos que al deudor en problemas. “Por eso, confío en que va a primar el sentido común y se llegará a un acuerdo”.

“También es un problema de ellos acordar. (Roberto) Lavagna y (Jorge) Remes Lenicov apostaron todo a una única ficha, y asumieron que el acuerdo estaba tan cerca y por eso perdieron tiempo y usaron recursos que podían haberse usado de otra manera”.

En cuanto al panorama económico del país, Prat Gay opinó: “Pienso que, hace cuatro meses, la economía tocó fondo. Es fácil de ver. Muchos colegas insisten con la confianza en las instituciones, en que son muy importantes para crecer sostenidamente. Lo que vemos es que, a pesar de todas las pálidas, la economía efectivamente tocó fondo. Aún no hay elementos para decir que está rebotando, pero estoy convencido de que el día en que los políticos se pongan de acuerdo y dejen de hacer macanas, va a rebotar muy fuertemente, con o sin el Fondo”.

Temas en esta nota