Vuelven las tasas negativas

Por
10deOctubrede2002a las08:20

El Banco Central anunció el “techo” de las tasas de interés que se aplicarán al stock de préstamos tomados originalmente en moneda extranjera que quedaron exceptuados del Coeficiente de Estabilización de Referencia (inflación) y que desde este mes se actualizarán por el Coeficiente de Variación Salarial.

“Las tasas de interés promedio ponderado por préstamos en moneda extranjera en 2001 fueron de 12,38% nominal anual para los hipotecarios, 16,41% para los prendarios y 25,98%”, informó la autoridad monetaria a través de la circular “B” 7.541. Esos valores son sustancialmente inferiores a la inflación prevista para 2003, que Economía estimó en 45 por ciento. Esto significará, de cumplirse esa previsión, que el año próximo las tasas reales de esos créditos serán fuertemente reales negativas, esto es se ubicarán bien por debajo del aumento promedio de los precios, fenómeno que no se registraba desde 1989, cuando en promedio fue 28% anual.

Según esos postulados, las tasas de interés por debajo de la inflación aplicable a los préstamos serán de 22,6% anual en el caso de los hipotecarios, 19,8% en los prendarios y 13,2% para los personales.

En rigor, el beneficio para quienes hasta el 2001 se habían endeudado en el sistema financiero, o incluso entre personas físicas en condiciones que se asemejen con los casos que quedaron exceptuados del CER, podría ser mayor, si “la tasa nominal anual convenida en el contrato de origen, vigente al 2 de febrero de 2002”, fuera menor que la del promedio del 2001, que informó ayer el Banco Central.

Cuotas estables

El efecto inicial sobre la cuota a pagar a partir de noviembre por los préstamos alcanzados por el CVS se prevé que será nulo, habida cuenta de que por el lado de las tasas de interés el punto de partida será igual o menor que el que regía actualmente, mientras que por el lado del factor ajuste no se espera un índice mayor a uno, ya que no se considerará como aumento la asignación no remunerativa de $100 que rige desde julio pasado.

Frente a esa circunstancia es posible que la combinación de la tasa de interés a aplicar a partir de la cuota de octubre que vencerá en los primeros días de noviembre, junto al factor de ajuste por el CVS arroje un valor inferior al de la cuota precedente. Pero, en ese caso, el BCRA dispuso que “la entidad financiera podrá establecer que el importe del servicio sea igual a esta última cuota, aplicando a la cancelación de capital la diferencia resultante entre ella y la cuota que surja de las nuevas condiciones”.

Para el futuro inmediato, en la medida en que se cumpla el pronóstico oficial de un modesto crecimiento global de la actividad económica en un 3% en el 2003, y más aún si, por el contrario, se mantiene el actual nivel depresivo, no cabe esperar que se registre una significativa recomposición de los salarios.

De ahí que si bien desde el punto de vista macroeconómico se verificará un importante alivio para los deudores, en particular los que perciben un ingreso fijo, en realidad lo que ocurrirá en el escenario de marras es que no habrá variaciones en las cuotas. En el 2001, en que se registró una deflación de 1,5%, los créditos tuvieron tasas reales de interés fuertemente positivas y ¡en dólares!, de 14,1% anual para los hipotecarios; 18,2% para los prendarios y 27,9% para los personales.

Temas en esta nota