Faenan en Frigorífico del Sur

Por
11deOctubrede2002a las08:15

Corresponsalía
Río Cuarto.

Las instalaciones de esta empresa de economía mixta también serán utilizadas para la faena de ovejas, cabritos, conejos y nutrias, entre otras especies.

El emprendimiento ha despertado el interés de productores de una amplia región, que alcanza hasta Neuquén, Bahía Blanca, Mendoza, San Luis, el norte de Córdoba y Santa Fe.

El principal objetivo de la sociedad es exportar y se trabaja para lograr la habilitación internacional, especialmente la europea. “Existe una demanda importante en Italia y Francia. Contamos con estudios de mercado, en los que se detectan posibles demandas del exterior, en particular de países de Europa, donde existe un gran consumo de carne de conejo”, comentó Adriana Nazario, titular de Desarrollo Económico, Producción y Empleo de la Municipalidad.

En esta primera prueba se tomaron los tiempos de trabajo en las distintas salas y se procuró determinar las modificaciones que deberán instrumentarse en el frigorífico, en particular para la faena de animales de porte mayor, como es el caso de los ñandúes, que miden hasta 1,90 metros desde la pata a la cabeza.

Se estima que en las instalaciones se pueden llegar a faenar hasta 100 ñandúes por mes y 40 toneladas de conejo, entre otras actividades.

El frigorífico, de 450 metros cuadrados, está ubicado en el parque industrial, a las afueras de la ciudad, y tiene tres salas. Una llamada sala sucia, lugar en el que se degüella y sangra a los animales, desde allí se pasa a otro recinto aislado, y luego a la sala limpia, donde se realizan los últimos trabajos de la faena.

El paso siguiente es llevar la carne a alguna de las dos cámaras de frío, a entre seis y 30 grados bajo cero.

“La prueba fue satisfactoria. Se trajo un ñandú de la provincia de San Luis y participaron técnicos del Inta y productores de varias provincias”, dijo Alberto Bertea, presidente del establecimiento.

Explicó que el frigorífico está montado con tecnología de punta, al tiempo que agregó que la capacidad de faena va a estar determinada por las posibilidades de comercialización de cada una de las especies. “Las instalaciones están preparadas para completar cualquier esquema de exportación”, aseguró.

En referencia a los ñandúes, el funcionario señaló que desde la empresa se pondrán en contacto con productores de distintos lugares para ofrecerles el servicio de faenamiento.

El frigorífico ya cuenta con las habilitaciones municipal y provincial y se aguarda para fin de mes la de Senasa para tráfico federal. Bertea adelantó que en los próximos días el área de Calidad Alimentaria de Río Cuarto exigirá a los carniceros realizar la faena de pequeños animales en este frigorífico.

Temas en esta nota