El crédito sigue en picada

Por
15deOctubrede2002a las08:11

La evolución favorable de los depósitos y la estabilidad del tipo de cambio de septiembre no se tradujeron, como cabría esperar, en un aumento del crédito al sector privado. Por el contrario, la cancelación neta de líneas de asistencia financiera alcanzó los $900 M, según los datos del BCRA.

De acuerdo con el informe monetario del BCRA la mayor parte de las cancelaciones de septiembre se registró en la cartera de consumo, que disminuyó $600 millones. De ese total, un porcentaje se habría pagado con depósitos reprogramados (CEDRO) y otra en efectivo, aprovechando las quitas sobre el capital original ofrecidas por algunos bancos a sus clientes.

Dentro de los préstamos al consumo, los que más disminuyeron fueron aquellos con garantía hipotecaria, cuya caída ascendió a alrededor de $300 millones. En el caso de las deudas por tarjetas de crédito, por el contrario, se observa una desaceleración del nivel de cancelaciones que podría responder al resurgimiento de las financiaciones en cuotas. Por otra parte, los préstamos comerciales registraron cancelaciones por $300 millones. Dentro de esta categoría, la baja de los préstamos instrumentados como documentos a sola firma fue amortiguada por el incremento de los adelantos en cuenta corriente.

En el mercado atribuyen la retracción del crédito que debería reaccionar a dos meses sin caída de depósitos a la propensión de los bancos a canalizar sus excesos de liquidez hacia Letras del Banco Central (LEBAC) que rinden entre 32 y 55% anual, según los plazos elegidos, o a depósitos en el propio BCRA, constituyendo encajes por encima de los límites. Esta última alternativa es la preferida de los bancos extranjeros que son reacios a asumir más riesgo argentino ya sea a través de títulos o de préstamos al sector privado.

Así, por el momento no gravitan las pequeñas líneas de crédito que surgieron en las últimas semanas especialmente para las Pyme y de la mano de bancos públicos o de capital nacional.

Sin embargo, es de esperar que lentamente la mayor liquidez de la que dispone el sistema financiero comience a canalizarse hacia crédito para el sector privado, ya que el Central flexibilizó las exigencias para las entidades que quieran dar asistencia, habilitando a aquellas que tienen redescuentos pendientes de cancelación.

Más amparos

Los depósitos aumentaron en septiembre 3,1% y aun considerando el impacto de los amparos que aumentaron considerablemente el mes pasado, las colocaciones en el sistema financiero aumentaron en alrededor de $1.200 millones. Los bancos públicos fueron los que más aumentaron sus depósitos durante septiembre ($900 M), seguidos por los extranjeros ($450 millones).

La salida de fondos por recursos de amparos volvió a acelerarse en septiembre, sumando u$s270 M contra 140 M de agosto, a pesar de las restricciones impuestas por el decreto 1.316 que estableció la suspensión por 120 días hábiles de la ejecución de las medidas cautelares y sentencias definitivas. La caída de depósitos por esta vía ascendió a $390 millones.

Hasta ahora, los bancos que son sucursales de entidades extranjeras resultaron los más perjudicados por los recursos de amparo. La salida de depósitos alcanzó 10,4% de sus depósitos reprogramados a marzo -lo cual implicó necesidades de liquidez por 23,8 por ciento-. Por su parte, las entidades de participación extranjera mayoritaria también presentaron un importante retiro de depósitos por vía judicial, alcanzando 9,2 por ciento. La banca nacional, tanto pública como privada, corrió casi con la misma suerte que este último grupo.

Temas en esta nota

    Load More