La caída de la producción fuerza un acuerdo en el sector lechero

Por
30deOctubrede2002a las08:21

Tras un año de conflicto, tamberos e industriales definieron las bases de una "estrategia de reconstrucción"

Un capítulo trascendente de esa búsqueda es el establecimiento de una política común de estándares de calidad de la materia prima, para potencia la exportación.

Aunque la pelea por el precio de la leche aún permanece en el centro del debate, todos los integrantes de la cadena productiva lechera, reunidos hace pocos días en San Francisco (Córdoba), acordaron puntos importantes para crear las condiciones de despegue en el largo plazo:

* La homogeneización en la industria para la liquidación única de facturas.
* El control de la calidad de la leche estará en manos de laboratorios de servicios externos a productores y industriales.
* El Consejo Federal de Inversiones (CFI) invertirá en estudios destinados a establecer la transparencia de la cadena de valor.
* La Secretaría de Agricultura de la Nación destinará fondos para investigar el mecanismo de control de oferta.

* Conformación definitiva de una mesa nacional y con perspectivas a la constitución de un Instituto Nacional de Lechería.

* El armado de registros provinciales de tambos, que en el caso de Santa Fe se culminaría el 15 de noviembre.

Productores e industriales, que a principios de año llegaron a un punto tal de conflicto que obligaron a un laudo arbitral de la Secretaría de Agricultura, reconocieron los acuerdos logrados en la reunión de San Francisco como "histórico".

El acercamiento, en rigor, está empujado por la necesidad. Este año, Argentina producirá cerca de 7 mil millones de litros de leche, una cifra muy alejada de los 10 mil millones que produjo en 1999. Los bajos precios y la competencia de la agricultura son los grandes responsables de esta situación, que derivó en el colapso de muchos tambos.

El tema preocupa porque, aunque el consumo interno cayó este año en una proporción mayor a la producción, la mayoría de las empresas aumentó sustancialmente las exportaciones. En muchos casos, superan el 50% de los negocios.

El secretario de Agricultura provincial, Oscar Alloatti, se mostró conforme con los pasos dados: "Un acuerdo de estas características es inédito, representa un avance en la relación entre industria y producción, que lleva a que la lechería se reconstruya a si misma".

Los tiempos apuran ya que en los próximos treinta días muchos productores tamberos deberán decidir si siembran forrajes para el ganado o se pasan directamente a la soja.

La alternativa de la importación, utilizada por las empresas en algunos años complicados, está vedada esta vez por los costos post-devaluación. Eso impulsó en gran medida a las industrias a sentarse a discutir un proyecto común junto con los productores.

El corto plazo

La caída de la oferta provocó que la industria durante los últimos tres meses incrementara el pago del litro de leche a los productores a un ritmo del 5, 6% mensual hasta llegar a los 30 centavos actuales.

Sin embargo, los productores reclamaron durante la reunión en San Francisco un aumento del 50%, lo que elevaría el precio hasta los 42 centavos. Fundamentaron este pedido en los estudios que realiza el Inta de Villa María, que considera que los costos de producción hoy son de 38,5 centavos por litro.

La industria sólo está dispuesta a pagar un 5%, lo que representa entre 1,5 y dos centavos a los 30 centavos actuales. El próximo 12 de noviembre se volverán a reunir en la misma ciudad cordobesa para analizar la consolidación de una política común así como los precios de referencia a pagar.

Los productores consideran que de la decisión sobre el precio que se establezca en esa reunión tendrá su peso específico

Temas en esta nota