Pagan con reservas al BM

Por
13deNoviembrede2002a las08:03

El Gobierno pagará el jueves a última hora con reservas el vencimiento con el Banco Mundial, a menos que el ministro de Economía, Roberto Lavagna, encuentre en la reunión que tiene prevista hoy con Anne Krueger en Washington algún nuevo escollo “innegociable” para cerrar el acuerdo con el FMI.

La decisión de recurrir a las reservas para hacer frente a la obligación con el BM la tomó el propio presidente Eduardo Duhalde ante la perspectiva de un acuerdo inminente con el Fondo Monetario. Tomar la actitud contraria, se le aconsejó al Presidente, significaría prácticamente dar por muerta la negociación con el organismo por lo cual se optó por un gesto de conciliación que permita tener firmado el acuerdo incluso la próxima semana.

De hecho, en una conferencia de prensa en Casa de Gobierno, Duhalde aseguró que “el acuerdo está más cerca que nunca”, mientras que por su lado el jefe de Gabinete, Alfredo Atanasof, confió a un grupo de diputados que el acuerdo con el FMI se cerrará la próxima semana. “Esta negociación con el Fondo es la más extensa y prolongada de la historia. Es cierto que desde marzo vengo diciendo que el acuerdo está cerca, pero ahora está más cerca que nunca”, dijo Duhalde, quien de todos modos agregó que quedan todavía cabos sueltos. “Todavía tenemos escollos que superar porque, a diferencia de otras oportunidades, esto es una verdadera negociación. Hoy quedan dos o tres pequeños puntos, que espero que con la presencia del ministro Lavagna en Washington se puedan superar”, agregó el mandatario.

El vencimiento es por u$s800 M y si bien los detalles del pago -si es total o parcial- se decidirán recién hoy, una vez conocidos los resultados de las primeras reuniones de Lavagna con las autoridades del FMI, ganaba terreno anoche la postura del Banco Central de cancelar el total del vencimiento.

Incluso entre los negociadores argentinos ante el FMI se aceptaba esta opción. “Se paga todo o nada”, fue la respuesta ante una consulta de este diario. En público, el secretario de Finanzas, Guillermo Nielsen, aseguró que todavía “no hay decisión tomada”, al tiempo que descartó que se cierre el acuerdo durante la estadía de Lavagna en Washington. Sin embargo, a lo que sí aspira la misión argentina es a definir un entendimiento a nivel técnico que implique cerrar todos los puntos en discusión y, llegada de una misión del FMI a Buenos Aires la próxima semana mediante, hacer el anuncio formal en el país con bombos y platillos.

Durante toda la jornada de ayer, Nielsen; su asesor, Sebastián Palla; el director de la Oficina de Crédito Público, Federico Molina, y el asesor de Presupuesto, Roberto Martirene, hicieron un repaso de los 60 puntos que integran el borrador de la carta de intención con el equipo del FMI abocado al caso argentino e integrado por John Thornton, John Dodsworth y David Hoelschire. También participó de los encuentros, aunque sólo por espacio de una hora y media, el máximo responsable para el Hemisferio Occidental, Anoop Singh. Los principales avances se hicieron en el área fiscal, en la que Economía acepta un nivel de superávit fiscal mayor sin comprometer suba de impuestos pero resignando la asignación de $3.500 millones que no tenían destino específico dentro del Presupuesto.

Junto con Lavagna, llegarán hoy también a los Estados Unidos el superintendente de Bancos del BCRA, Jorge Lévy, y el economista jefe de la autoridad monetaria, Alejandro Henke.

Los puntos que deberán terminar de definirse son la cuestión de los amparos y los tiempos de la flexibilización del control de cambios. En cuanto a la cuestión de las tarifas, la discusión que deberá resolverse con Krueger y Singh hoy es si finalmente se va a establecer un calendario de aumentos para el próximo año que avance sobre la suba de 10% que se dispondría antes de fin de 2002.

Temas en esta nota