Wall Street dice que Argentina negoció mal

Por
15deNoviembrede2002a las08:10

Durante todo este tiempo, dicen las fuentes en los bancos de Nueva York, los argentinos sólo negociaron esgrimiendo la amenaza de caer en default con el Banco Mundial, sin encarar seriamente los aspectos técnicos. Era una estrategia que no tenía destino, señalan los informados.

"El gobierno argentino creyó que tenía un as en la manga con el default al Banco Mundial. Creyeron que estaban jugando al póquer, sin saber a quiénes tenían sentado enfrente, que son tipos muy experimentados, que ya negociaron muchos de estos acuerdos", se quejó amargamente una fuente.

"Esta es una señal horrible", indicó otro operador, refiriéndose al no pago de 805 millones de dólares al BM. "Para Wall Street es terrible que el gobierno argentino sea capaz de negociar con una amenaza, jugar con la reputación del país, en vez de sentarse a negociar auténticamente los puntos técnicos".

Sin embargo, curiosamente y al mismo tiempo, los técnicos del Fondo Monetario hicieron trascender en Wall Street que las diferencias entre las posiciones de la Argentina y las de ellos no son abismales, y que éstas se podrían zanjar si el gobierno argentino pusiera algo más de esmero en los puntos técnicos.

"Pero, ellos hicieron predominar por encima de todo las amenazas de default", indicó frustrado el operador.

En los bancos se dice ahora que hay sólo "pequeñas diferencias" en torno al superávit primario y que el Fondo Monetario sólo quiere "señales concretas" de que se avanza en la reestructuración del sistema financiero. También señalan algún "tipo de certidumbre" con el programa monetario, ésto es, por ejemplo, un plan de contingencia si fracasa el "swap" de los depósitos.

Más allá de las penalidades que la decisión de pagar sólo una parte de lo adeudado al BM, en Nueva York dicen que es imposible predecir hoy qué efectos tendrá el default en la economía real.

Desde ya, calculan que podrían resentirse las fuentes de crédito para los exportadores. Pero como la cesación de pagos con un organismo internacional es una ruta no escrita, habrá que caminarla para saber cómo es.

Temas en esta nota