Seguros, en el menú agrícola

15deNoviembrede2002a las07:22

Las condiciones climáticas en la presente campaña agrícola desconciertan hasta al más informado. Los pronósticos que avizoraban la presencia de un Niño moderado en la región pampeana se están haciendo rogar en la provincia. Hasta el momento sólo se ha dejado ver con leves lluvias dispersas y, lo más grave, ha metido la mano con algunas tormentas de granizo que dejaron su marca en miles de hectáreas de trigo y de maíz temprano.

En este escenario, estar cubierto de las inclemencias meteorológicas aparece, más que nunca, como una necesidad para preservar la rentabilidad de la producción.

El aumento en las consultas que manifiestan por estos días las empresas aseguradoras viene a confirmar una tendencia de los últimos años: el productor dejó de considerar a las coberturas agrícolas como un gasto y le asigna la importancia de ser una inversión más dentro del paquete tecnológico.

Este cambio en la estrategia comenzó a gestarse con la aparición de las cosechas récord. Según un sondeo realizado por la consultora MCA Comunicación, la contratación de seguros agropecuarios creció un 22 por ciento en los tres últimos años.

“El aumento del precio internacional de los granos sumado al efecto de la devaluación del peso amplió los márgenes de ganancia del productor, por lo cual el valor de la prima del seguro influye menos en los costos de producción”, asegura el informe, que se hizo sobre la base de una consulta a 419 productores agropecuarios, de los cuales 275 tenían sus explotaciones en la provincia de Córdoba.

Riesgo cordobés

Si bien la fuerte caída en la siembra de trigo respecto del año pasado incidió directamente en la cantidad de hectáreas aseguradas del cereal, los granos gruesos muestran otra realidad.

“En maíz, girasol y soja de ciclos cortos ya hay un aumento del 30 por ciento en la cantidad de contratos. A pesar de que todavía no comenzó lo fuerte de la campaña (con la mayor parte de la soja), que va desde la segunda quincena de noviembre hasta enero”, aseguró a La Voz del Campo Guillermo Rotger, responsable del área de cobertura agrícola de la compañía La Segunda, con sede en Rosario (Santa Fe).

En el diagnóstico también coincidió Neil Ross, suscriptor de riesgo agrícola de La Buenos Aires Seguros, perteneciente al grupo HSBC. “La caída en la superficie de trigo en Córdoba impactó directamente en la cantidad de pólizas aseguradas. Para la campaña de granos gruesos, no obstante, por el flujo de consultas y de contratos ya realizados, hay un incremento con relación al ciclo anterior”, precisó.

Las coberturas de granizo con adicionales (incendio, resiembra, viento, sequía, falta de piso al momento de cosecha y heladas) son las más solicitadas.

Al buen momento que viven los precios agrícolas, las aseguradoras buscaron apuntalarlo con un menú de contrataciones que incluye su pago en dólares, pesos o quintales.

Sin embargo, el mayor interés por parte de los productores se topó este año con algunos cambios en el sector asegurador, a partir de los atentados en Estados Unidos.

Como consecuencia de las multimillonarias pérdidas que debieron afrontar, las empresas internacionales de reaseguro elevaron sus exigencias de garantía para las compañías que operan en el mercado interno.

A las nuevas reglas de juego no escaparon las coberturas agrícolas, que en esta campaña saldrán a escena con un aumento en las primas de entre el 15 y el 20 por ciento.

Riesgo corporativo

La Administradora de Riesgos Agrícola (ARA), conformada por las compañías La Segunda, Sancor Seguros y La Buenos Aires, trabaja actualmente en la administración del riesgo de empresas proveedoras de insumos, tales como Monsanto y Agar Cross, y algunos grupos de siembra que operan en distintas regiones del país.

En este escenario, el seg

Temas en esta nota