Dura carta del BM a Lavagna por el default

Por
22deNoviembrede2002a las08:03

En un tono muy distinto del moderado comunicado que el Banco Mundial difundió tras la decisión de la Argentina de no pagar, el jueves pasado, un vencimiento por u$s805 M, el organismo envió al ministro de Economía, Roberto Lavagna, una dura carta en la que insta al Gobierno a pagar cuanto antes con el objetivo de “hacer innecesarias” las sanciones que la institución adoptará, según advierte, a medida que vaya transcurriendo el plazo.

A diferencia de la declaración que el BM hizo pública el jueves pasado, en la que “se complacía” por los dichos de los funcionarios argentinos respecto de la voluntad del Gobierno de rectificar la situación (el incumplimiento) lo antes posible, en la misiva a Lavagna la entidad recuerda al ministro que “nuestra capacidad de movilizar recursos a beneficio de nuestros países miembros depende en modo crucial del pago puntual de los préstamos. Por este motivo, insistimos en la cancelación de todos los pagos”.

A continuación, el organismo detalló punto por punto todas las sanciones que le caben a la Argentina desde el 15 de noviembre. En principio, no sólo no se presentarán al directorio nuevos préstamos para el país sino que el Gobierno perdió toda la posibilidad de solicitar algún waiver sobre cualquiera de los programas en marcha financiados por el Banco Mundial en el que se haya incurrido en algún incumplimiento de tiempo o forma. Esto ya comenzó a regir.

En tanto, si en 45 días después del incumplimiento el Gobierno no regulariza su situación, se notificará sobre la suspensión de todos los desembolsos, sea para el sector público o el privado. La suspensión de los créditos incluirá -aclaró el organismo- aquellos que son cofinanciados por el Banco Interamericano de Desarrollo y el gobierno de Japón, que serán notificados a partir de los 53 días de vencido el plazo original. A los 60 días, la medida se hace efectiva y la Argentina no recibirá ningún tipo de financiamiento del Banco Mundial.

“Confiamos en que su personal e inmediata atención a este asunto hará innecesarias estas medidas”, concluye la carta.

La comunicación a Lavagna es una muestra más de lo lejano que está el acuerdo con el Fondo Monetario hasta tanto no se regularice la situación con el Banco Mundial. El secretario de Finanzas, Guillermo Nielsen, afirmó ayer que no se pagará a los organismos hasta tanto no haya acuerdo, pero lo cierto es que en el FMI aplican exactamente el razonamiento inverso, según admitieron a INFOBAE fuentes involucradas directamente en las negociaciones.

“Se están poniendo cada vez más duros y quieren hacer notar que la única forma de avanzar seriamente en un acuerdo es pagar. Pero ahora no podemos dar marcha atrás, al menos no sin garantías de que el acuerdo va a llegar”, aseguró un alto funcionario del Gobierno. Es decir, el estado de situación es exactamente el mismo que llevó al Gobierno a no pagar al Banco Mundial (la falta de garantías sobre la proximidad del acuerdo) con la diferencia clave de que la Argentina marcó, con el default, un nuevo hito en su largo prontuario de incumplimientos.

Temas en esta nota

    Load More