Ante la dolarización de depósitos, el Central propone un plan Bonex

Por
28deNoviembrede2002a las08:11

El presidente del Banco Central, Aldo Pignanelli, advirtió ayer que una eventual redolarización de los depósitos podría llevar a la hiperinflación o al cierre generalizado de bancos si la Corte Suprema obliga a las entidades a reintegrar todos los ahorros en su moneda original en el mismo día. El funcionario aclaró, sin embargo, que eso no sucedería con una solución inspirada en un Plan Bonex con un plazo a diez años o probablemente menor.

Pignanelli concurrió ayer al Senado para explicar los detalles del programa monetario para el 2003, donde afirmó que los efectos de un eventual fallo del alto tribunal en favor de la devolución de los depósitos atrapados por el corralito en su moneda de origen “van a depender de cómo se redolarice”.

En este sentido, el funcionario explicó que, si los miembros de la Corte Suprema, en un eventual fallo que -según versiones- podría definirse en la primera quincena de diciembre, “dan un plazo tipo Bonex a diez años” para devolver los depósitos que habían sido originalmente hechos en dólares, “la política monetaria lo puede absorber sin hiperinflación”. En cambio, Pignanelli señaló que si la devolución en dólares de los depósitos atrapados en el corralito financiero tuviera que concretarse en un día “eso es sinónimo de hiperinflación”. Agregó que para afrontar ese virtual escenario quedaban dos posibilidades: la emisión de moneda para reintegrar los depósitos o cerrar todos los bancos, con lo cual ningún ahorrista recuperaría su dinero.

“Si hay que devolverlo todo en un día eso es hiperinflación porque habría que emitir más de $80.000 millones y las alternativas son o emitir o cerrar los bancos, con lo que la gente no cobra. Va a haber que optar”, evaluó Pignanelli, quien destacó que “distinto es si dan un plazo” para la devolución, lo que implicaría entregar un bono a los ahorristas.

Sin embargo, además del plazo que otorgue un eventual fallo de la Corte Suprema para la devolución del dinero que quedó atrapado en el “corralón” en dólares, las autoridades del Central que expusieron ante senadores de las Comisiones de Presupuesto y de Economía señalaron como otro aspecto crucial el alcance que se le dé a la posible medida.

En este punto, Pignanelli explicó que “al día de hoy quedan (en el corralón) $16.000 millones correspondientes a depósitos originalmente hechos en dólares pesificados a 1,40, lo que equivaldría a de u$s10.000 a u$s12.000 M”. “Si la medida alcanza a sólo esto, es un monto; si no, es otro.”

En este sentido, el titular del BCRA sostuvo que si la eventual medida de la Corte en lo referido al corralito “es retroactiva a los u$s50.000 millones que estaban en el sistema” y que luego fueron canjeados por bonos o puestos a disposición -en el caso de los que no superaran los $10.000-, “la situación es otra”.

La eventual redolarización de los depósitos fue mencionada por las autoridades del Banco Central, quienes hoy compartieron una reunión con senadores en el Salón de Lectura del Palacio Legislativo, como una de las “principales amenazas” al programa monetario que aspiran a desarrollar durante el 2003 y cuya previsión resulta vital para el análisis del Presupuesto del año próximo.

Otras de las amenazas al programa monetario enumeradas por las autoridades del Central -también estuvieron presentes Ricardo Branda, director, y Alejandro Henke, economista jefe- fueron los amparos de ahorristas dictados por la Justicia.

Temas en esta nota