Informe semanal

02deDiciembrede2002a las14:28

Ser realista

Aunque la lógica indica que la pesificación ha sido absolutamente arbitraria, anticonstitucional y violatoria del derecho y la propiedad, difícilmente se encuentre una salida optima a este dilema. La Corte se ve obligada a fallar a favor de los ahorristas, sin embargo este fallo es de difícil, (sino imposible) cumplimiento. De hecho nadie puede devolver hoy los dólares atrapados en el corralón y si esta fuese una exigencia judicial, la mayoría de las entidades financieras iría a la quiebra. Pero no solo ellas, los deudores hipotecarios, los prendarios, los tomadores de créditos personales, etc. etc., también irían a la quiebra con la consiguiente venta de sus activos por remate y una sucesión de caídas en las valuaciones de activos de manera intempestiva y violenta. Por lo tanto, la salida más decorosa es la del bono compulsivo. De esta manera se reconoce la moneda, se extienden los plazos y se descomprime la situación de los bancos y la de los particulares endeudados. Hoy no hay soluciones mágicas y pedir cualquier otra opción como emisión de moneda o venta de activos, seria profundizar la crisis a niveles inimaginables.

Chau corralito

Tras casi un año de restricción financiera, finalmente se liberan las cuentas corrientes y cajas de ahorro. Los saldos allí depositados podrán extraerse en dinero físico de libre disponibilidad. Esto afecta a poco mas de 21 mil millones de pesos que hasta hoy estaban en el denominado corralito bancario. Si bien gran parte de este dinero corresponde al sector operativo de empresas y pymes, se cree que una parte mínima puede volcarse al mercado especulativo. Ya sea por la compra de dólares o por la demanda de productos, la preocupación sobre presiones inflacionarias sigue vigente. Desde la semana anterior, las especulaciones sobre el destino de estos fondos produjeron distintas alternativas en los mercados. Algunos previendo demanda de dólares, tomaron billetes a futuro, otros compraron acciones o títulos suponiendo que el dinero puede impulsar el mercado bursátil, algunos prefirieron colocaciones de Lebac suponiendo una caída abrupta de tasas, sea cual fuere el uso que se asigne a dichos fondos, lo mas probable es que nada suceda en estos mercados excepto el nerviosismo de los primeros días y una tensa calma a lo largo del mes de Diciembre.

Dólar demandado

Con el nerviosismo vivido en los últimos días de la semana anterior, los operadores se volcaron hacia la compra de dólares. Tres alternativas fueron decisivas en la suba de su cotización. Por un lado la falta de actividad en el mercado americano secó la plaza de billete puesto que los exportadores prácticamente no hicieron liquidaciones. En segundo lugar el posible fallo de la Corte Suprema puso en el tapete las declaraciones de Aldo Pignanelli sobre una posible emisión indiscriminada de pesos para pagar a los ahorristas. Como tercer escollo, la proximidad de apertura del corralito invitó al temor generalizado y por ello la compra de billetes estuvo a la orden del día. Es probable que esta situación continúe por algunos días mas, pero cabe reflexionar sobre los motivos de esta reacción en masa, puesto que si la misma no tiene fundamentos sólidos, en el mediano plazo las cosas deberían volver a la normalidad.

Tasas por el piso

Las colocaciones de Lebac le han permitido al Banco Central un manejo bastante acertado del flujo de pesos circulante, la velocidad de cambio y por lo tanto la presión sobre el dólar. Con esta herramienta, se ha logrado contener la compra de dólares y por lo tanto eliminar pesos de circulación por unos cuantos días. Pero la situación puede cambiar. Así como la caída en las tasas parece no detenerse, hasta el punto tal de tener que declarar desierta la ultima colocación a 30 días, así también debemos tener muy en claro que los pesos en circulación no serán los mismos a partir de este lunes

Temas en esta nota