Fernández viajó a los EE.UU. para abrir el mercado de las carnes

Por
18deDiciembrede2002a las08:23

La reapertura del mercado de los Estados Unidos para las carnes argentinas, en vísperas de cumplirse el 23 de enero próximo un año sin brotes de fiebre aftosa en el país, será gestionada en Washington por el ministro de la Producción, Aníbal Fernández, quien partió hacia la capital estadounidense.

El ministro viajó acompañado por el presidente del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA), Bernardo Cané, y en las conversaciones con sus pares norteamericanos abordará también las trabas establecidas al ingreso de cítricos argentinos a ese mercado por problemas sanitarios vinculados a la existencia de cancrosis en los cultivos del Noroeste argentino.

Las conversaciones sobre cuestiones sanitarias en Washington se extenderán hasta mañana, cuando el ministro Fernández tiene previsto regresar a Buenos Aires, según se informó, en tanto Cané seguirá viaje a Bruselas.

Cuota Hilton
En esa ciudad, el titular del SENASA tomará contacto con las autoridades comunitarias para acordar los términos de la próxima visita de una misión de la Oficina europea de Lucha Contra el Fraude al país, que anunció su llegada para el primer trimestre de 2003 a fin de evaluar el cumplimiento de las normas de calidad en los embarques de la cuota Hilton.

En cuanto a la negociación con los estadounidenses, para el APHIS, el organismo sanitario de norteamericano equivalente al SENASA local, la reapertura de ese mercado para las carnes argentinas debe esperar, por lo menos, que transcurra un año completo sin rastros de brotes de aftosa.

El último caso de la enfermedad registrado en los rodeos argentinos se registró el 23 de enero pasado, por lo que en el primer mes de 2003 se cumplirá una de las condiciones exigidas para levantar la clausura.

Los restantes requisitos están vinculados con las garantías sanitarias que ofrezca el país en materia de producción de ganados, transporte de hacienda a las plantas de faena y procesos de corte y elaboración final de las carnes.

Hasta la etapa previa al cierre de ese mercado los exportadores argentinos tenían asignada la llamada "cuota americana" que permitía el ingreso, con mínimo arancel y precios competitivos, de unas 24 mil toneladas de carnes bovinas a Estados Unidos.

Al momento de estallar la crisis sanitaria, representantes de ambos países mantenían negociaciones para ampliar el cupo, considerado segundo por su importancia económica después de la cuota Hilton destinada a Europa, que podrían reanudarse en esta nueva etapa de conversaciones.

Además de su propia importancia, la reapertura del mercado estadounidense tendrá significativa influencia para lograr un reconocimiento similar por parte de Canadá y México, el tercer país integrante del NAFTA (North American Free Trade Agreement), con el cual Argentina negocia en estos días condiciones para aumentar su intercambio bilateral.

Temas en esta nota