Enérgico rechazo de la SRA al aumento de la carga impositiva en el campo

Por
27deDiciembrede2002a las08:22

El campo, una vez más, se ha convertido en el "pato de la boda". Se ha recurrido, otra vez, al simplismo de aumentar la presión fiscal sobre el sector más dinámico de la economía, que, en los últimos meses, ya ha visto mermada sensiblemente su rentabilidad con la reimplantación, y posterior aumento, de las retenciones a las exportaciones.

De un plumazo, se ha discriminado al sector agropecuario implementando alícuotas diferenciales en el Impuesto al Valor Agregado, con el fin de encubrir la incapacidad del Estado para recaudar.

Esquilmarnos con una baja en el 50% para las ventas a los granos, manteniendo la gran parte de los insumos a la tasa general, redundará en una irritante acumulación de créditos fiscales por parte de los hombres de campo, de difícil o nulo recupero.

Asimismo, es nuestro deber esclarecer a la opinión pública acerca de la engañosa forma de presentación de esta medida, disfrazándola como si fuera una baja de impuestos para el sector, cuando en realidad se le quitan más recursos, al cobrar menos I.V.A. por otra parte, no se beneficia el público consumidor, que deberá seguir abonando el IVA sin beneficio alguno.

A su vez, la derogación de los convenios de competitividad, el alza encubierta de contribuciones patronales, y la gravabilidad en el Impuesto a las Ganancias de los reintegros y reembolsos a las exportaciones, constituyen señales inequívocas de un ansia de voracidad fiscal que parece no saciarse, a costa del trabajo y esfuerzo de cientos de miles de productores y sus familias.

Por otra parte, la no implementación de algún método de ajuste por inflación y la contemplación de un mecanismo que solucione las distorsiones provocadas por la devaluación en las existencias iniciales de bienes de cambio, convierte, en la práctica, al impuesto a la renta en otra carga sobre el capital empresario, pero esta vez de una magnitud tal que, provocará, lisa y llanamente, un alud de presentaciones judiciales y de incumplimientos impositivos al tornarse totalmente inequitativo y confiscatorio un impuesto que debería ser todo lo contrario.

La escalada impositiva atentará contra la recuperación de la economía, el retorno al alto nivel de las inversiones, la eficiencia productiva alcanzada y la competitividad.

Es por estas consideraciones que la Sociedad Rural Argentina expresa su más enérgico rechazo a las modificaciones impositivas que atentan contra la producción y el crecimiento del país.

Temas en esta nota