El campo puede ser el motor de desarrollo del país

El único camino que permitirá superar los graves errores que asolaron al país y acarreado duro sufrimiento a sus habitantes, que han conocido la miseria y el hambre, es el del crecimiento económico sostenido.

Por
26deAbrilde2003a las09:27

Por Luciano Miguens
Para LA NACION

El único camino que permitirá superar los graves errores que asolaron al país y acarreado duro sufrimiento a sus habitantes, que han conocido la miseria y el hambre, es el del crecimiento económico sostenido. Las políticas de distribución, asistencialismo e incremento del gasto público son simples paliativos de corto plazo, en especial cuando las acotan un fisco débil y la falta de crédito interno y externo.

El complejo agroindustrial, conformado por la producción primaria, la industria alimentaria y de transformación y los servicios conexos, demostró ser capaz de desarrollarse y progresar, aun en los contextos más negativos. La inserción inteligente y definitiva de la Argentina en el proceso de globalización debe darse de la mano de sus sectores más fuertes y competitivos.

Sin embargo, persiste la idea de aprovechar ese potencial únicamente para extraerles recursos por cualquier vía, sea legítima o ilegítima, y financiar gastos estatales improductivos. Le restan así la savia necesaria para producir los frutos que el crecimiento del país requiere de manera urgente. La Sociedad Rural Argentina quiere aportar un programa de desarrollo agroindustrial de diez puntos básicos que, aprovechando sus ventajas, lo convierta en el motor del círculo virtuoso: exportación, mayores recursos, más producción, empleo, mejores salarios, más consumo interno:

1.- Orden institucional y seguridad jurídica para las personas y sus bienes. Esto implica el respeto por las garantías constitucionales y las leyes de la República; un Estado pequeño pero eficiente; la erradicación de la corrupción; la recuperación de la calidad de la educación y de los servicios de salud, y la eliminación de la evasión.

2.- La solidez fiscal, la prudencia monetaria y la apertura inteligente de la economía son elementos básicos para sostener un tipo de cambio único y libre, pero estable.

3.- El comercio internacional debe ser un objetivo primordial buscando agresivamente nuevos mercados. Será necesario luchar contra el recrudecimiento del proteccionismo en el mundo desarrollado, buscando los medios efectivos para incrementar las colocaciones externas.

4.- No pedimos beneficios fiscales ni subsidios, sino que los instrumentos fiscales resulten generalizados, equitativos y no discriminatorios. Las distorsiones impositivas constituyen el mayor desestímulo para las actividades productivas del sector:

a) Las retenciones a las exportaciones deben ser totalmente eliminadas sin más demora para la cosecha 2003/4. La supresión debe ser conocida por el productor en el momento de sembrar si queremos mantener los niveles de siembra en la próxima campaña agrícola.

b) La triple imposición sobre la tierra generada por la superposición de bienes personales, inmobiliario y los gravámenes municipales constituye una carga fija discriminatoria que debe ser eliminada. Deben excluirse de bienes personales la tierra productiva, ganados y enseres y limitar el inmobiliario, suprimiendo su progresiv

Temas en esta nota