El Central dice que va a comprar todos los dólares que le vendan

Afirman que no hay problemas en expandir la cantidad de pesos en circulación porque no hay riesgo de inflación.

Por
06deMayode2003a las09:07

La prioridad del Gobierno es sostener la cotización y aumentar las reservas.

El Banco Central compró ayer 76,7 millones de dólares. El "esfuerzo" le alcanzó para sostener al dólar en 2,82 pesos. Y resulta un buen ejemplo para explicar cómo se tiene que hamacar el Central para mantener la cotización del dólar en un nivel cercano a los tres pesos.

La intervención de la mesa del BCRA de ayer —y de la última semana— en el mercado cambiario parecen la antesala para el anuncio que espera oficializar el Gobierno en los próximos días: la decisión, con el guiño del FMI, de engordar las reservas monetarias a fuerza de comprar más divisas con una fuerte emisión de pesos.

El consenso alcanzado con los funcionarios del Fondo sería este: luz verde para emitir al menos 3.000 millones de pesos para subir en algo más de 1.000 millones de dólares las reservas (están en torno a los 11.000 millones) y con esa plata afrontar los vencimientos con los organismos de crédito. En ese sentido la Argentina ya utilizó una prórroga (que vence a mediados de este mes) por un pago de 800 millones de dólares con el Banco Mundial.

Ayer fuentes del Central reconocieron ante este diario que la idea es salir a ganar reservas porque no hay otra manera de sostener el tipo de cambio. "Para más adelante, no descartamos aplicar algún control al ingreso de capitales golondrina, pero no es algo inmediato ni mucho menos" dijo el funcionario (ver aparte).

Con todo, hay quienes sospechan que la ampliación de la emisión en 3.000 millones de pesos resultará escasa. "A este ritmo, se lo van a gastar en no más de diez días", dijo el consultor Miguel Bein. "Por suerte ya todo le mundo parece empezar a convencerse de que la emisión no significa inflación, sencillamente porque no hay crédito y la actividad crece pero todavía es muy baja.", redondeó.

La despreocupación por el fantasma de la inflación parece alcanzar a especialistas mucho más ortodoxos, incluso de gente que se siente identificada con el ex titular del Central, Pedro Pou. Manteniendo la reserva de su nombre, un calificado experto en temas monetarios, admitió: "Los pesos que emite el Central no generan crédito, entonces no hay posibilidad de que ese dinero se multiplique. En verdad, las empresas o la gente en general venden sus dólares para utilizar los pesos recibidos como capital de trabajo o para invertir en las atractivas tasas que están pagando los bancos. Lo cierto es que la economía está saliendo de su letargo sin un sólo peso de crédito".

En Economía admitían anoche que el FMI podía llegar a tener reparos frente a la emisión de pesos si ese dinero se utilizaba para financiar al Tesoro o a los bancos, vía redescuentos. Pero hoy el Tesoro está logrando mes a mes superávit fiscal (se sobrecumplieron las metas del primer trimestre) y los bancos recompusieron su liquidez como para no pedirle ayuda al Central. Por el contrario, hay entidades que ya están achicando esa deuda.

Por eso en el Gobierno y en el Central apuestan a remover cualquier obstáculo a la recuperación de la economía. Porque saben que hasta tanto reaparezca el crédito, sobre todo para el consumo de las familias, la actividad deberá financiarse con el flujo de las operaciones en efectivo de las empresas.

Y el Gobierno necesita el dólar alto para que no se le caiga la recaudación por el lado de las retenciones a las exportaciones.

Por más que no son pocos quienes creen que es una recuperación de corto alcance, seguramente el FMI no va a poner muchas resistencias al Gobierno, si éste le puede mostrar buen ritmo de recuperación de la economía, superávit fiscal y baja tasa de inflación.


Temas en esta nota