Carne: La caída de precios no se trasladó al consumidor

La importante merma que se registró en las cotizaciones de la hacienda en pie durante el último trimestre todavía no se trasladó a los precios que pagan los consumidores finales por los cortes cárnicos.

Por
07deMayode2003a las08:16

Un informe de coyuntura difundido por la Cámara de Industria y Comercio Cárnico de la República Argentina (CICCRA) confirma que la caída de precios de la hacienda aún no se trasladó al consumidor.

Se señala también que por tercer mes consecutivo, en marzo el precio en pesos de la hacienda vacuna, comercializada en Liniers volvió a caer, siendo en ese mes de 3,8 por ciento, guarismo que si se agrega a las mermas de enero y febrero, en lo que transcurrió de 2003 el precio de la hacienda en pie ya disminuyó 8,1 por ciento.

Normalmente una variación de esta magnitud en el precio de la hacienda hubiera generado una disminución cercana al 4 por ciento en el valor de venta al público y “en esta ocasión no sucedió y seguramente tampoco ocurrirá”.

ABSORCIÓN DE LA INDUSTRIA. Sobre el tema, la entidad indica que cuando se generó el aumento de precios luego de la devaluación, mientras el valor de la hacienda aumentaba cerca del 200 por ciento,” “el precio de carne al público crecía menos del 80 por ciento”. Esta diferencia de aumentos pudo ser absorbida por la industria, dado el importante crecimiento de los precios de los subproductos que aumentaron en idéntica relación que el dólar y permitieron que sólo se trasladara el 80 por ciento al precio al público y compensar de esta manera, la diferencia citada, destaca la CICCRA.

“Si observamos el comportamiento de la cotización del dólar vemos que luego de llegar a los $ 3,70, fue descendiendo lentamente hasta los 2,90 pesos de hoy, es decir más de un 21 por ciento. Esta revalorización del peso hizo descender el valor de los subproductos, y por lo tanto esto hace imposible, por el momento que se produzcan bajas de precio al público”, finaliza el informe privado.

La entidad que preside Miguel Schiaritti también analizó la pérdida del stock ganadero registrada en los últimos años, así como el desplazamiento de la ganadería a tierras marginales. Si bien la CICCRA reconoce que desde 1977, período en el que las reservas ascendían a 61,1 millones de cabezas, precisa que la pérdida de stock fue de “más de 23,1 por ciento hasta 2002”, que cerró con un rodeo de casi 47 millones de cabezas. Luego de la caída de los ’80 y la recuperación de la primera mitad de los ’90, es a partir de 1994 cuando la caída se hace casi permanente, debido al crecimiento del área sembrada, generando una fuerte disminución del stock de ganado vacuno, que llevó el valor por kilo del novillo a un nivel de 1,19 dólares por kilo en julio de 1998, agrega el relevamiento.

MÁS AGRICULTURA, MENOS GANADO. Subraya, además, que el “sostenido crecimiento de la agricultura ha generado el consiguiente achicamiento del stock ganadero y el desplazamiento de la ganadería a tierras marginales”. En este escenario, para la CICCRA, la realidad indica que los niveles de producción del sector frigorífico vacuno se encuentran entre “los más bajos de la historia reciente”. Si se parte de 1980, entre los cinco registros de menor producción, cuatro correspondieron al período 1998-2002, quedando exceptuado solamente 2000.

El último ejercicio, en tanto, “resultó ser el segundo más bajo, quedando sólo por encima del registro de 1998, año en el cual el precio de la hacienda en pie subió fuertemente, a raíz del ciclo de liquidación de vientres que se inició en 1996, y desencadenó una crisis de rentabilidad en el sector que redujo la producción de carne”, puntualiza el informe”.

Temas en esta nota

    Load More