Las inundaciones empujan una reducción del precio de la carne

Se profundiza la caída del ganado en pie aunque no se trasladó hasta ahora a los mostradores

08deMayode2003a las08:57

La caída del precio del dólar pone un techo a las eventuales subas de precios en alimentos sensibles como consecuencia de las inundaciones en el centro norte de Santa Fe. Por el contrario, en el caso de la carne, analistas del sector consideran que la catástrofe estimulará un proceso de liquidación que profundizará la caída de precios que registra desde hace cuatro meses el ganado en pie, y que aún no se trasladó a los mostradores. En el caso de la leche, el pronóstico es reservado, aunque desde las industrias se especula que la merma de producción que se registrará por los anegamientos en la principal cuenca del país será compensada por un traslado de la oferta del mercado externo, al interno, dice el diario La Capital de Rosario.

Cuando todavía no están claras las cifras que arrojará el desastre en materia de pérdidas productivas, ya se especula sobre la incidencia en los precios. Comerciantes minoristas consultados en los últimos días por La Capital aseguraron que hasta ahora no se registraron alzas y advirtieron que la situación en el centro norte provincial no debería modificar esa situación.

En el caso de la carne, el sentido es directamente el contrario. Es decir, que se mantenga la tendencia declinante en los precios del ganado en pie, que en el mercado de Liniers acusan una baja acumulada del 10% en los últimos cuatro meses. Esa reducción en el mercado mayorista hasta ahora no se trasladó a los mostradores.

Ese traslado dependerá en gran medida de cómo siga presionando la oferta, ya que hasta ahora el aumento de la corriente vendedora está dada por la hacienda de menor calidad (que se saca de producción por un cálculo económico), y por una menor demanda de los exportadores.

El año pasado, la hacienda subió como consecuencia de la reapertura de los mercados externos tras la crisis de la aftosa, combinada con una situación estructural de reducción del stock bovino. Esto se notó en el aumento de los cortes al consumidor aunque no en toda su magnitud, debido a que la caída del consumo no lo convalidaba.

En el escenario actual, con un dólar ubicado un peso más abajo que el año anterior, los números para la exportación se complican. "En este momento no hay una gran demanda de la exportación, por el valor del dólar, y porque muchos frigoríficos están esperando la próxima adjudicación de la Hilton en junio, si a eso se suma que el tipo de animal que hoy se tiene es para consumo interno, la oferta se canalizará mayoritariamente hacia el mercado local, lo que crea una tendencia bajista difícil de contener", señaló el consultor privado Alberto Berardi.

Esta situación, advierte, se profundizaría por las inundaciones del centro norte santafesino, una importante zona de cría y tambo. Según explicó, "en Santa Fe se venía recuperando el stock luego de la liquidación que se produjo por la aftosa pero después de este desastre nos encontramos con productores que se verán tentados a vender la hacienda al no encontrar campos secos para trasladarla". Y eso no es todo. "Con el grado de afectación en el sector tambero, la mayor oferta provendrá de la liquidación de vacas lecheras", agregó.

Angel Girardi, presidente de la Asociación de Productores de Carne Bovina Argentina (Aprocaboa), sostuvo que "la presión bajista está dada también por la liquidación en los tambos ya que una vaca lechera que vale 500 dólares cuando se la manda a faenar se la malvende en 300 pesos".

Si la reducción del valor de la hacienda, en la medida en que se traslade al público, puede ser alentadora para el consumidor, es en cambio sombría para los ganaderos. "Se vuelve a matar la fábrica de novillos, esto en el largo plazo repercute en toda la economía", alertó Berardi.

Según empresarios del sector frigoríf

Temas en esta nota