El euro, con el precio más alto desde su aparición

Ayer cerró a 1,18 dólar. Se debe, entre otras causas, a que las tasas en Europa son mayores a las de Estados Unidos. Inquietud por la recesión.

Por
28deMayode2003a las08:20

Néstor Restivo. DE LA REDACCION DE CLARIN.

El euro tocó ayer un récord al quebrar la barrera de los 1,19 dólar por unidad en los mercados europeos (llegó a 1,1933), aunque al cierre de Nueva York, unas horas después, bajó al rango de 1,18 que tuvo las jornadas anteriores. Así, casi cuatro años y medio después de su debut, volvió al nivel original que tuvo frente al dólar en aquellas primeras cotizaciones eufóricas de enero de 1999.

Un euro fuerte inquieta a la Unión Europea, que está en el umbral de una recesión, porque reduce su competitividad exportadora. Como contracara, alienta las importaciones al Viejo Continente y beneficia a países como la Argentina, en cuyo comercio exterior pesa mucho la UE: en la primera mitad del año un cuarto de las exportaciones argentinas fueron a la zona euro; un tercio, si se cuenta toda Europa occidental. El mix megadevaluación del peso y apreciación del euro mejora la competividad argentina. Pero una Europa estancada comprará menos.

En Europa, las empresas presionan al Banco Central para que baje las tasas de interés y reste fortaleza a la moneda comunitaria. La semana que viene, el BCE las llevaría de 2,5% a 2 o 2,25% anual. "Es lógico —dijo el consultor Miguel Bein—; la UE y Estados Unidos tienen similar inflación, pero las tasas en Europa son del doble". El BCE detectó muchas conversiones de carteras en dólares a euros para luego colocarse en el sistema financiero europeo. Menores tasas, es decir menor "precio" del euro, podría frenar la tendencia.

Un euro fuerte "hace mal", fue el mensaje directo que dio ayer la federación patronal de Alemania. En ese país, motor de la UE, las 10 empresas más grandes perdieron negocios por 10.000 millones de euros en el primer trimestre. Y el instituto británico NIESR dijo que si el euro sube otro 20% hay riesgo de entrar en un ciclo recesivo-deflacionario a la japonesa.

A EE.UU. le pasa lo contrario. Un dólar más barato (y Washington dijo que no intervendrá) empuja sus exportaciones y

ayuda a cerrar algo su colosal déficit externo por vía comercial. Pero, por otro lado, hace menos atractivas las inversiones extranjeras en EE.UU., y ese país las necesita para financiar sus desequilibrios.

Ayer hubo datos alentadores en EE.UU. (mejoró la confianza de los consumidores y la venta de casas) y la Bolsa de Nueva York subió 2%. Empresas que dieron a conocer su balance trimestral (Chevron, Hewlett-Packard, Procter and Gamble, McDonald''s y otras) mostraron ganancias, explicadas sobre todo por la caída del dólar. La idea de que el curso del euro está ligado a qué pasa con el dólar y con EE.UU. cobró fuerza ayer: el anuncio de estos indicadores en Wall Street ayudó al reflujo que tuvo el precio del euro al cierre.

Temas en esta nota