Ondas largas definen un tiempo "quieto"

En muchos de nuestros informes hacemos referencia a las "ondas atmosféricas" y en particular a su longitud.

29deMayode2003a las12:37

 29/05/03

En muchos de nuestros informes hacemos referencia a las "ondas atmosféricas" y en particular a su longitud. Pero, ¿qué son estas ondas y qué relación concreta tienen con el comportamiento del tiempo? Conviene comprender algunos mecanismos importantes en el comportamiento atmosférico para poder interpretar y aprovechar mejor los pronósticos meteorológicos a corto y mediano plazo.

En latitudes medias, por ejemplo, en la región pampeana, la componente neta del viento en niveles medios de la atmósfera (unos 5000 metros) es del oeste. Sin embargo, debido a una serie de factores que no explicaremos aquí, la circulación del aire sigue una trayectoria que forma ondas. Sobre una imagen satelital (figura 1) hemos marcado aproximadamente la posición de estas ondas atmosféricas. Cuando la trayectoria se curva hacia el ecuador decimos que estamos en presencia de una VAGUADA, mientras que si la trayectoria se curvan hacia los polos, decimos que se trata de una CUÑA.

Figura 1: ondas en los oestes

Las ondas van avanzando de oeste a este; por lo tanto sobre un punto fijo sobre la Tierra se alternan sucesivamente cuñas y vaguadas. Estas ondulaciones conforman el cambiante tiempo de las latitudes medias, con pasajes de frentes fríos y calientes, ciclones, anticiclones, rotación del viento, etc.

La porción de onda que se ve a la derecha de la vaguada y a la izquierda de la cuña se denomina "delantera de vaguada". La delantera de vaguada sobre una zona favorece los movimientos de ascenso, la formación de nubes y de precipitación. Por el contrario, la delantera de cuña (a la derecha de la cuña y a la izquierda de la vaguada) favorece el descenso de aire e inhibe la formación de nubosidad muy desarrollada y de precipitación.

No debe entenderse que siempre que una delantera de vaguada pase sobre nosotros se registrarán precipitaciones, sino que las condiciones serán más favorables para que estas ocurran. Para que las precipitaciones efectivamente se registren deberán darse a la vez otros factores, como disponibilidad de humedad, inestabilidad, etc. Justamente en este momento se halla próxima a la región pampeana la delantera de una vaguada, pero no se espera que se registren precipitaciones significativas dado que la humedad actual es baja y predominan las altas presiones.

En las imágenes satelitales suelen distinguirse las ondas en los oestes por la nubosidad que se desarrolla a lo largo de ellas, en especial en las delanteras de vaguada, donde los movimientos de ascenso se ven favorecidos. La figura 1 pone en evidencia la presencia de mayor nubosidad sobre la delantera de vaguada y muy poca nubosidad sobre la delantera de cuña.

Desde hace más de dos meses venimos diciendo que en el Hemisferio Sur se presentan ondas muy largas, que favorecen la ocurrencia de prolongados periodos de inestabilidad y frecuentes lluvias, seguidos de periodos también extensos de estabilidad y buen tiempo. Es de esta manera que la longitud de las ondas atmosféricas se relacionan con el tiempo: si las ondas son largas, tanto la delantera de cuña como la delantera de vaguada tardan muchos días en atravesar la región pampeana, produciendo cambios muy lentos en las condiciones atmosféricas. Así, el tiempo se mantiene "quieto", es decir, sin cambios, por periodos prolongados.

Contrariamente, cuando se observan ondas cortas, el tiempo cambia cada dos o tres días, con lluvias y tormentas que pasan en uno o dos días, seguido esto por tres o cuatro días de buen tiempo, y nuevamente lluvias. Cuando suce

Temas en esta nota