Cayó 1,8% el precio de la canasta de alimentos

En dos meses acumula 3%. Se trata de los alimentos indispensables para la subsistencia diaria de una persona. En mayo el costo de vida cayó 0,4% y es el primer descenso desde la devaluación.

05deJuniode2003a las08:21

Natalia Muscatelli. DE LA REDACCION DE CLARIN.

Los precios de la canasta básica de alimentos registraron, en mayo, una caída del 1,8%. Fue la baja más pronunciada desde la salida de la convertibilidad.

El dato no es menor si se tiene en cuenta que ese conjunto de alimentos, indispensables para la subsistencia diaria de las familias, fue el que más se incrementó en el período inflacionario. Durante el 1 a 1, se necesitaban 62,73 pesos para acceder a la canasta básica —compuesta por pan, galletitas, harina, fideos, azúcar, frutas y carne, entre otros productos—. Pero esa cifra saltó a 107,83 pesos en marzo de este año y, desde entonces, empezó a bajar gradualmente. Hoy se ubica en 104 pesos. El impacto en el bolsillo de la gente cobra más relevancia, si se tiene en cuenta que el 70% de las familias destina el 50% de sus ingresos en la compra de los productos básicos de consumo.

La variación de la canasta se conoció ayer, cuando el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC), informó el Indice de Precios al Consumidor, que por primera vez desde la devaluación fue negativo: -04%.. En lo que va del año, el índice inflacionario acumula, así, el 2,1% y el 44% si se lo compara con diciembre del 2001.

Según la medición de precios de la consultora ACNielsen, la deflación en mayo —en 79 productos— fue del 2% respecto de abril.

Al detallar los informes oficiales, la directora del Indec, Graciela Bevacqua, ex plicó: "la baja de los alimentos es atribuible fundamentalmente a las grandes ofertas y bonificaciones que están haciendo los supermercados y también los comercios minoristas".

La funcionaria recordó que las mediciones oficiales no tienen en cuenta las ofertas durante los fines de semana ni tampoco las promociones con tarjeta de crédito o de débito. "Sólo los precios que se pagan al contado efectivo", señaló.

Entre los alimentos, los únicos que subieron sus precios fueron los lácteos, excepto la leche en sachet, también sujeta a ofertas. De esta manera, el queso sardo y cuartirolo, por ejemplo, se anotaron entre los artículos con mayores aumentos. Y la leche en polvo aumentó el 3%, acumulando, desde la devaluación, el 123,9%.

También aumentaron la ropa 0,9% y el rubro Educación (0,2%), debido a un estímulo recibido por los docentes en el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires.

Ricardo Basualdo, de la Cámara de Supermercados, coincidió en que los precios, desde marzo, "están tendiendo a la baja en casi el 70% de los productos". "Y hay otros, que se seguirán acomodando", señaló. El empresario dijo que el sector se está recuperando a través de estas estrategias comerciales agresivas y que —por lo tanto— "van a continuar si sigue el clima de estabilidad", agregó. "Sobre todo en los productos más sensibles de la canasta".

La baja de la cotización del dólar, a la que están atados la mayoría de los alimentos, también incide en este comportamiento de los precios. Sin embargo, el menor índice también se la relaciona con la escasa capacidad de compra de los consumidores. Y este es otro impedimento para que los comerciantes puedan mover los precios.

Al analizar el índice de mayo, algunos analistas sostienen que no se trata del inicio de un proceso de deflación de precios. Y explican las ofertas como un reacomodamiento a tono con un dólar más bajo.

La flamante subsecretaria de Defensa del Consumidor, Patricia Vaca Narvaja, dijo, incluso, que los precios deberían descender más:"Esto no es recesivo. Por el contrario, mejora el poder adquisitivo la gente y estimula el consumo".

Ayer también se conoció el Indice de Precios Mayoristas que siguió con la tendencia negativa que arrancó e

Temas en esta nota