La baja en las retenciones al maíz está decidida, sólo faltan detalles.

El Secretario de Agricultura de Santa Fe, Ing. Oscar Alloatti, manifestó que es una posibilidad que se está hablando “con bastante firmeza” con funcionarios nacionales. Asimismo, reconoció los riesgos que supone ser una país “soja dependiente”.

Por
23deJuniode2003a las08:12

Luego de una visita realizada a la provincia del Chaco, donde el cultivo de algodón ha sido desplazado en gran medida por la soja, el Secretario de Agricultura santafesino, Ing. Oscar Alloatti, reconoció los riesgos que conlleva el afianzamiento del monocultivo en el país y admitió que desde el gobierno nacional se estudia la posibilidad de reducir las retenciones a la exportación de maíz como forma de revertir esta tendencia.


En tal sentido, Alloatti comentó durante una entrevista realizada en el programa AL DIA CON EL CAMPO (LT10 Radio Universidad) que “es una de las cosas que se están hablando con bastante firmeza porque para darle competitividad a un cultivo como el maíz que tiene casi el doble del costo que la soja, una de las medidas es achicar las retenciones”.

Según comentó el funcionario santafesino, el Secretario de Agricultura de la Nación, Ing. Miguel Campos, se manifestó de acuerdo con esta posibilidad durante la visita que realizó días atrás a la provincia de Santa Fe. “Él participa de esa idea, de hacer un diferencial (en las retenciones), porque se descompensa demasiado”, indicó en referencia a la desproporción que se evidencia en la agricultura nacional ante el avance de la soja.

Tomando como ejemplo la situación observada en la provincia de Chaco, donde la oleaginosa ocupa el 85% de la superficie agrícola, Alloatti sostuvo que con el cultivo de maíz, sorgo o forrajes podría compensarse el riesgo de la pérdida de nutrientes que significa el monocultivo de soja.

De igual modo, enumeró otros riesgos que significaría ser un país “soja dependiente”. En materia sanitaria, manifestó que “siempre hay una enfermedad nueva: el cancro, la roya, o lo que sea, que te puede barrer todas las variedades que hay”. En lo económico citó las variaciones del mercado internacional que, circunstancialmente, puedan determinar una baja sustancial de las cotizaciones. También mencionó las restricciones en países compradores a las variedades transgénicas aunque aclaró que en este caso el riesgo viene disminuyendo ya que se evidencia un cambio de tendencia, incluso en Europa. Asimismo, Alloatti hizo referencia a la escasa mano de obra que genera una agricultura de alta escala, ya sea en soja como en otros cultivos, contrariamente a lo que ocurre con otras actividades como la lechería o los cultivos de caña, algodón o arroz.

Temas en esta nota