Los fondos golondrina no podrán irse antes de 180 días

El Gobierno busca limitar el ingreso del capital especulativo y estabilizar la plaza cambiariaEconomía apuró la medida después de que la Reserva Federal bajó las tasasAutorizarán a las empresas a pagar por adelantado deudas en dólaresBuscan fomentar la demanda de divisas

26deJuniode2003a las08:08

La decisión de la Reserva Federal de los Estados Unidos (Fed) de bajar ayer al 1% la tasa de interés apuró al Ministerio de Economía y al Banco Central a definir un control para los capitales golondrina que llegan al país y desestabilizan el tipo de cambio, al alterar la oferta de dólares en el mercado.

Los fondos "buitres", como los calificó Domingo Cavallo durante su última gestión, son aquellos de corto plazo que vienen a aprovechar las altas tasas de interés en la plaza local, mientras el tipo de cambio está en caída.

Por eso, el ministro Roberto Lavagna anunció ayer por la tarde que en las próximas horas el Presidente firmará un decreto que le pondrá límite a la permanencia de los capitales foráneos, que tendrán que estar 180 días antes de volver a traspasar las fronteras del país.

Sumado a esto, el ministro confió que el Banco Central (BCRA) prepara una medida para autorizar a las empresas para que puedan pagar deuda en dólares. Lavagna dejó en claro que se busca subir la demanda de divisas y bajar la oferta, para que recupere su valor y también, aunque no lo dijo, permitirá espaciar las intervenciones del BCRA en el mercado.

Sobre los fondos especulativos, fue tajante y demostró cuánto lo preocupan. "Para evitar el ingreso de capitales especulativos establecimos que el ingreso de flujos de corto plazo que no tengan que ver con operaciones de comercio exterior, tendrán autorizada su salida a partir de los 180 días de haber entrado", dijo el ministro a los periodistas acreditados en el Palacio de Hacienda.

Otra fuente del equipo económico señaló después que la decisión era "indispensable porque existe un altísimo nivel de liquidez en el mercado financiero mundial y la Argentina es un foco de atracción. Es obvio que si se suma la decisión que tomó Alan Greenspan (titular de la Fed), había que apurar la medida", reconoció.

Evitar los serruchos

Con esta determinación, que incide directamente en el mercado de cambios, el Gobierno busca mantener el precio de la divisa y aplacar las oscilaciones que interfieren en el desenvolvimiento normal de la economía. En particular, al ministro le preocupa que las exportaciones argentinas pierdan competitividad, pero también lo inquieta el impacto que tiene en el nivel de actividad.

"Los riesgos que tiene un dólar oscilante son muy serios y queremos dar señales preventivas. Queremos que se entienda que los capitales golondrina no son compatibles con la economía argentina", advirtió el ministro en el mismo Salón de Cuadros donde, durante la jornada anterior, se había reunido con Horst Kšhler, director gerente del Fondo Monetario Internacional, para hablar sobre el futuro del país.

Para cuantificar la gravedad del asunto, el ministro indicó que en el término de seis meses los fondos golondrina que ingresaron en la Argentina pasaron de US$ 550 millones a más de US$ 900 millones.

Más detalles contiene el informe sobre las operaciones del mercado cambiario en los primeros cinco meses del año, elaborado por el Banco Central. Ahí se ve con claridad que los ingresos brutos de capitales financieros de corto plazo pasaron de US$ 526 millones en febrero a US$ 950 millones durante el mes pasado. Como ejemplo, vale destacar que durante 2002 la suma más importante de ingresos de capitales fue de US$ 585 millones.

El documento elaborado por la entidad que preside Alfonso Prat-Gay marca que el promedio mensual de ingresos de capitales de corto plazo fue en el primer trimestre de US$ 615 millones, y ese monto subió a US$ 827 millones en el segundo trimestre. De todas maneras, el ítem incluye los ingr

Temas en esta nota