Prat-Gay prevé que el PBI crecerá un 4,5%

Estimó la inflación en menos del 15%

Por
04deJuliode2003a las08:18

El presidente del Banco Central de la República Argentina (BCRA), Alfonso Prat-Gay, trazó ayer un panorama más que optimista de la marcha de la economía nacional en 2003, al asegurar un crecimiento mínimo del 4,5% y una inflación para todo el año que no superará el 15% en el peor de los casos.

Prat-Gay formuló este escenario ante los miembros de las comisiones de Economía y de Presupuesto del Senado, al cumplir con el informe trimestral que debe ofrecer en el Congreso según establece la Carta Orgánica del BCRA.

En su exposición, el funcionario también se mostró confiado en la recuperación de la demanda interna como motor de consolidación del crecimiento económico.

"Hay una recuperación de la demanda interna y una incipiente recuperación en el consumo", afirmó Prat- Gay, que destacó que en un principio las previsiones de crecimiento se ubicaban en el 2,6%, pero destacó que "hoy ya está asegurado un 4,5 por ciento" para todo 2003.

Más aún, consideró que "si se mantienen las condiciones actuales incluso puede llegar a ser del 4,8 por ciento" y que si se continúa con el actual ritmo de crecimiento "hasta puede llegar al 5,9 por ciento".

Ante la consulta de los legisladores, el funcionario les bajó el perfil a los pronósticos sobre un supuesto "amesetamiento" de la economía. Sólo se limitó a considerar que en el segundo trimestre del año "el crecimiento es más lento". No conforme con esto, justificó la desaceleración en su apreciación de que "el ritmo del primer trimestre era insostenible".

En el contexto de su explicación sobre el estado actual de la economía, Prat-Gay esbozó una suerte de queja hacia los exportadores. "Desde hace cuatro cuatrimestres que el comercio exterior no contribuye al crecimiento de la economía, sino que éste se debe a una mayor demanda interna", explicó.

Efecto brasileño

Sin embargo, insistió en que encuentra difícil que el crecimiento económico vaya hacia una parálisis total, como pronostican algunos expertos. Reconoció, no obstante, que en el segundo trimestre de 2003 la industria cayó un 0,3% respecto del primero, lo que atribuyó "a los efectos del enfriamiento de la economía de Brasil".

En un repaso de los indicadores económicos, Prat-Gay dijo que en ese plazo la construcción creció un 6,3 por ciento, las importaciones aumentaron 14,5 por ciento y el PBI creció un 1 por ciento. Y consideró que el crecimiento de la masa salarial se encuentra en niveles que no se registraban desde los años 1996-1997, y que ya se rescató el 30% de las cuasi monedas.

En materia monetaria destacó que "la base monetaria en octubre de 2003 sería de 35.656 millones de pesos, y ahora tenemos 42.830 millones".

Atribuyó ese crecimiento a la mayor actividad económica, a la normalización más rápida de lo previsto del sistema financiero, la liberalización del mercado de cambios y de capitales y a la menor inflación.

Prat-Gay estimó que la inflación para todo 2003 "estará entre el 5 y el 15 por ciento, pero seguramente más cerca del 5 por ciento", y pese a que "en el presupuesto había sido prevista en el 22 por ciento y el FMI pronosticaba que sería del 35 por ciento".

Por último, dijo que ahora hay incertidumbres sólo técnicas y no políticas sobre la evolución de la economía en el segundo semestre, y mencionó entre esas dudas la depresión del crédito, la demanda inestable de dinero y la definición de un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional.

Por Gustavo Ybarra
De la Redacción de LA NACION

Temas en esta nota