Depuración de la cartera financiera

Las entidades del agro evalúan que se ha abierto un buen espacio de diálogo con el Gobierno, por la vía de una mesa agropecuaria nacional y del Ministerio de Economía que comanda Roberto Lavagna.

Por
11deJuliode2003a las10:24

Por Carlos Petroli / De nuestra Redacción

Las entidades del agro evalúan que se ha abierto un buen espacio de diálogo con el Gobierno, por la vía de una mesa agropecuaria nacional y del Ministerio de Economía que comanda Roberto Lavagna.

Por este canal se procurará avanzar en la instrumentación de una serie de propuestas que se pusieron a consideración de las autoridades para consolidar la reactivación del sector y de la economía en su conjunto.

El financiero es uno de los campos en los que se han focalizado las últimas reuniones, como la que mantuvieron el martes la titular del Banco Nación, Felisa Miceli, y el secretario de Agricultura de la Nación, Miguel Campos, con la dirigencia rural.

El próximo martes 15 vence el plazo que había dado el banco para que los deudores del sector pudieran acogerse a una refinanciación de sus pasivos, y no habrá prórroga según adelantaron los responsables de la entidad oficial.

La novedad en todo caso favorable para los productores que tienen pendiente un arreglo es que el BNA está dispuesto a analizar caso por caso la situación de quienes no discutieron y acordaron con el banco una nueva reestructuración. En esa situación pendiente de arreglo habría unos 13 mil productores, según los datos que manejan las entidades.

Esto quiere decir que una vez vencida el plazo del próximo martes, estos deudores podrían obtener una evaluación “caso por caso” para definir su futuro y llegar a un arreglo o eventualmente salvarse de una ejecución.

Para el próximo miércoles quedó agendada una nueva reunión de los funcionarios con las entidades para seguir tratando el mismo tema y el nuevo financiamiento del Nación al sector rural.

En las entidades del campo se analiza que entre la pesificación, los buenos resultados de la cosecha y un panorama de precios satisfactorios para los granos, el subsector agrícola es el que ha podido recomponer su posición financiera y resolver problemas de endeudamiento.

En cambio, los problemas más serios se mantienen en las economías regionales o aquellas producciones que están más ligadas al mercado interno que a la exportación. En este segmento se cuentan los arroceros, algodoneros, yerbateros y el propio sector lechero, que si bien ha tenido alguna recomposición es muy dependiente del mercado doméstico, afectado por la caída del salario real.

Traje a rayas, ¿para quién?

Los temas impositivos y el programa antievasión del Gobierno continúan mientras tanto dentro de la carpeta del campo. En este aspecto, la pregunta que recorre los establecimientos es para quién va a ser el “traje a rayas” que prometió el presidente Kirchner al inicio de su gestión.

Es decir, “si la presión impositiva va a recaer siempre sobre las mismas espaldas o se van a buscar a los verdaderos evasores”. Para mediados de julio Lavagna había prometido volver a reunirse con el sector para seguir hablando de estos temas.

Temas en esta nota

    Load More