Reabren debate con el FMI por reforma de los bancos públicos

Economía designaría el próximo jueves el asesor para el saneamiento del BNA. Pero la titular de la entidad ya planteó a Lavagna y a los enviados del Fondo su rechazo a la iniciativa. El Provincia y el Ciudad también se oponen.

Por
17deJuliode2003a las08:52

Aunque el Ministerio de Economía designaría la próxima semana la consultora internacional que deberá asesorar en la reconversión del Banco Nación, lo cierto es que el proceso acordado con el FMI sigue generando resistencias en los bancos oficiales y podría pasar a segundo plano en la estrategia de saneamiento de la entidad.

La reforma del Nación y también del Banco Provincia es una de las exigencias clave que se incluirán en el próximo compromiso con el Fondo. De hecho, ya está contemplada en la carta de intención vigente, en la que se establece que en base a las recomendaciones de la consultora, el Gobierno deberá decidir sobre el “futuro rol estratégico de los bancos públicos, incluyendo decisiones sobre la capitalización a través de la emisión pública de acciones”.

Esta condición no fue bien recibida por el Provincia y tampoco por el Banco Ciudad, que se resisten a la contratación de la consultora, operación tras la cual intuyen intentos de reprivatización. Sólo el Nación pareció, hasta ahora, acatar sin protestar la decisión de Economía.

Sin embargo, tras el recambio de autoridades después de la asunción del presidente Néstor Kirchner, se reabrió la discusión por la estrategia a implementar para fortalecer las cuentas de la mayor entidad financiera del país.

La nueva presidenta del Banco Nación, Felisa Miceli, designada por el ministro de Economía, Roberto Lavagna, ya planteó no sólo al titular del Palacio de Hacienda sino también a los integrantes de la última misión del FMI que visitó la Argentina la semana pasada, su oposición al llamado a licitación que culminará el jueves próximo, de no mediar una nueva prórroga para la apertura de los sobres con las propuestas.

Del resultado de estas discusiones, que insumieron gran parte de la agenda tratada durante la tercera revisión, surgió la posibilidad de que el FMI flexibilice las condiciones respecto de la entidad.

Ningún descubrimiento

“En definitiva, eso lo va a terminar definiendo Economía con el Fondo. Pero nosotros ya planteamos que el tipo de diagnóstico que se está pensando en pedirle a la consultora no es necesario. De esos ya tenemos muchísimos, tenemos muy claro cuáles son los problemas del banco. Nadie nos va a poder decir nada nuevo”, aseguró una alta fuente del Nación, quien agregó que “no tiene sentido que dispongamos de nuestros recursos, gerentes y otro personal para hacer cuadros que ya tenemos”.

Desde Economía, en tanto, ratificaron ayer la continuidad del proceso de licitación, pero relativizaron la importancia otorgada por el FMI a la cuestión. “La licitación sigue en marcha. No hay ningún cambio. Pero también está claro que no habrá medidas inminentes, todo llevará su tiempo”, afirmaron fuentes cercanas a Lavagna.

En cambio, pese a haber llegado a un acuerdo con el gobernador de Buenos Aires, Felipe Solá, Economía nunca logró poner en marcha el proceso de licitación para contratar un asesor dedicado al Provincia, entidad que se resistió desde el principio a abrir sus cuentas a un asesor externo convocado por imposición del Fondo.

Tampoco el Banco Ciudad, cuyas autoridades se jactan de tener un balance prolijo, aceptaron el asesoramiento. Incluso, el presidente de la entidad, Roberto Felleti, propuso a Lavagna llevar adelante por su cuenta las discusiones con los funcionarios del FMI, sugerencia que el ministro aceptó. De todos modos, la presentación del Ciudad ante el Fondo está aún pendiente.

Temas en esta nota