El dólar subió otros 3 centavos, pero habría tocado su techo

Cerró a 2,94 pesos, tras alcanzar los 2,97; ayer reaparecieron los vendedores

01deAgostode2003a las08:09

 El Banco Central acompañó el impulso del mercado, que se equilibró solo y sin que mediaran mayores ventas de las cerealeras
Leve repunte en las tasas de interés

La cotización del dólar minorista se incrementó ayer otro 1%, aunque luego de que el tipo vendedor llegó a tocar los $ 2,97 en algunas pizarras céntricas su valor declinó hasta cerrar a $ 2,94, es decir, equidistante a 3 centavos de la clausura previa ($ 2,91) y del pico máximo del día.

A esos valores el mercado terminó vendedor, por lo que nadie se sorprendía de que en las operaciones poscierre la divisa se ofreciera a $ 2,93, que fue el precio que debieron aceptar los que querían asegurar el tipo de cambio para hoy.

De esta manera, el billete acumuló una escalada de 14 centavos en los últimos cinco día hábiles, colocándose nuevamente en los niveles de mediados de mayo, lo que además le permitió recuperar durante julio un 4,25% de lo perdido en lo que va del año y convertirse en la mejor inversión financiera del mes (ver aparte).

El punto de inflexión del ciclo alcista, que arrancó una semana atrás, pero había ganado mayor impulso en los últimos días, no fue inducido desde el Banco Central (BCRA), sino que reflejó un reacomodamiento del mercado. De hecho, la entidad monetaria se mantuvo activa durante toda la rueda y acompañó la banda en que se movía la cotización "desde abajo".

En la jerga de los que siguen el mercado, esto quiere decir que el BCRA compraba cada vez que la cotización mayorista se retraía y vendía cuando volvía a subir, "aunque siempre "de a puchitos"", explicaron, con referencia a operaciones que oscilaron entre 500.000 y 700.000 dólares.

Al final del día, como resultado de su intervención, el BCRA quedó con un saldo favorable de US$ 1,1 millón, que pasó a engrosar las reservas (están en US$ 13.552 millones), con lo que al cabo del mes se alzó por esta vía con otros US$ 576,4 millones, el 57% de lo adquirido durante junio, cuando compró un récord de 1002 millones de dólares.

La plaza cambiaria local pareció reequilibrarse luego de la suba inicial porque a medida que la cotización del billete avanzaba aparecían más vendedores. Esta vez, en esas filas no sobresalió la presencia de los actores del llamado "complejo cerealero", quienes liquidaron sólo US$ 28,9 millones según el reporte habitual de la Cámara de la Industria Aceitera (Ciara) y el Centro de Exportadores de Cereales (CEC). Es un 35% menos de lo que habían vendido anteayer.

Para el operador Carlos Liser, de la casa Puente Hnos., la suba de los últimos días está relacionada con una mayor demanda por parte de algunas empresas que buscan fondos para atender pagos al exterior o prefirieron dolarizar parte de sus tenencias "por la brusca caída en las tasas".

Los expertos insisten en señalar que los movimientos cambiarios, lejos de marcar una tendencia, sólo suponen una corrección del mercado que el Central sigue de cerca y avala en el marco de una depreciación de las monedas de la región. "Aún no hay nada de lo que preocuparse", opinó el analista Jorge Cohen, para quien los nuevos precios "son más razonables". Eso no quita que muchos crean que el BCRA puede permitir una suba que coloque el tipo de cambio cerca de los $ 3, un valor al que el billete estuvo por última vez el 1° de abril pasado.

Otras repercusiones

La volatilidad del dólar se tradujo en un mayor caudal de operaciones a futuro, donde el número de contratos realizados fue el más alto del año. Pero allí también los precios tendieron ayer a estabilizarse o caer, lo que habla a las claras de expectativas ancladas en torno de los nuevos valores, pero sin especulaciones sobre algún desborde. Por ejemplo, el índice de dólar (Indol) que opera en la bolsa porteña finalizó el mes sin cam

Temas en esta nota