Antievasión: más controles en el comercio de granos

Estiman que se pierden 400 millones de pesos. Se fiscalizará cada eslabón de la cadena comercial

Por
08deAgostode2003a las08:56

Una nueva embestida contra la evasión de cereales será lanzada por el gobierno. En las próximas semanas los inspectores fiscales saldrán a revisar los libros de cada uno de los eslabones del comercio de granos, uno de las actividades señaladas por las últimas administraciones como responsable de una importante pérdida de recursos fiscales.

"En el marco de la campaña que ha emprendido el gobierno contra la evasión, el secretario de Agricultura, Miguel Campos nos ha instruido para controlar en todo el territorio nacional, absolutamente todo el comercio de granos", sostuvo, Marcelo Rossi, titular de la oficina que tendrá a cargo el operativo.

Rossi conduce la Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (Oncca), que depende de la secretaría de Agricultura y será la primera vez en una década que ese organismo asuma la fiscalización del comercio de granos.

El país es uno de los mayores productores de alimentos del mundo, y las exportaciones del sector representan la mitad de los 26.000 millones de dólares de ventas externas.

Aunque no existe un cálculo oficial de la tasa de incumplimiento fiscal del sector, estimaciones privadas indican que sólo por en el Impuesto al Valor Agregado se evadirían 400 millones de pesos, uno 136 millones de dólares.

En junio, el Poder Ejecutivo envió al Congreso un paquete de medidas antievasión para mejorar la recaudación que, según distintos cálculos, podría subir hasta un 50 por ciento si se eliminara el fraude impositivo.

La decisión del gobierno de controlar al agro llega días después de un frontal ataque del titular de la Afip, Alberto Abad, a las multinacionales que exportan granos y derivados desde sus sedes locales, a quienes las acusó de realizar operaciones de triangulación para pagar menos impuestos. El plan antievasión del presidente Néstor Kirchner, a 80 días de asumir su mandato, prevé un fortalecimiento de la Afip y mayores penas a los que cometen delitos fiscales.

"Con tareas como las que vamos a iniciar ahora podremos tener una evaluación bastante aproximada porque sabremos cómo monitorear toda la cadena de granos, desde el campo hasta la exportación, y conoceremos los números a calcular; por ejemplo si la evasión fuera de un 20, un 30 o un 40 por ciento", señaló Rossi.

El agro es el primer aportante de la recaudación del impuesto a las exportaciones que fijó el gobierno en el 2002 tras devaluar el peso en medio de la feroz crisis que desplomó ese año un 10,9 por ciento a la economía argentina.

Según datos de la Sociedad Rural, mediante ese impuesto el Estado se queda con uno de cada cuatro barcos con soja que salen al exterior. Pero el agro fue beneficiario de la devaluación, algo que se refleja en el 2003, con producciones, ganancias y exportaciones crecientes, pese al gravamen a las ventas externas que es de entre el 5 y 23,5%. Los granos tienen cotización internacional en dólares, mientras que muchos de los costos de producción siguen en pesos. Hasta el 2001, se necesitaba un dólar para comprar un peso argentino y actualmente se consigue con sólo 34 centavos.

Temas en esta nota

    Load More