Se tensa la discusión con el FMI por el ahorro fiscal

Roberto Lavagna y John Dodsworth no lograron ponerse de acuerdo sobre la pauta fiscal. Cada punto de diferencia equivale a $ 4.000 millones. La decisión final se tomará en Washington.

19deAgostode2003a las08:11

Marcelo Bonelli. DE LA REDACCION DE CLARIN.

La negociación entre la Argentina y el Fondo Monetario Internacional se tensó: la misión del organismo que visitó Buenos Aires partió anoche hacia Estados Unidos sin que se haya podido llegar a un acuerdo técnico para firmar un programa económico común para los próximos tres años.

El último contacto oficial fue ayer mismo, durante una reunión de trabajo —que había sido anticipada por Clarín— entre el ministro de Economía, Roberto Lavagna, y el jefe de la misión del FMI, el economista británico John Dodsworth. En ese encuentro final no se lograron superar las diferencias de criterios y por eso se acordó que el equipo económico haga un pedido de excepción al directorio del organismo. El pedido también se extenderá a los mayores accionistas del FMI, es decir los países que integran el poderoso Grupo de las siete naciones industrializadas del mundo.

Las diferencias que persisten son centrales. Se refieren al monto del ahorro fiscal que exige el FMI (superior a 4% del producto bruto interno) y a que Washington no quiere comprometerse a una refinanciación total de vencimientos y pretende que la Argentina se haga cargo de pa gar algunos compromisos usando sus reservas de dólares.



Washington, de vacaciones

Como consecuencia de estas divergencias, la negociación se trasladaría al directorio del FMI, que está de vacaciones hasta el 1° de setiembre. Dodsworth se habría comprometido ayer ante Lavagna a intentar en los próximos días consultas "informales" con la cúpula del Fondo para intentar salvar el acuerdo. Horst Köhler está de vacaciones en Alemania; Anne Krueger, en Australia, y Anoop Singh descansa en una playa desconocida.

La falta de acuerdo técnico confirmaría la probable demora en la firma del convenio, que estaba prevista para el próximo 2 de setiembre. También estaba previsto dentro del cronograma de trabajo que la misión del FMI abandonaría ayer Buenos Aires con el texto de una carta de intención consensuado con Economía.

Esta demora obligaría a la Argentina a adoptar una definición: si paga o no parte del vencimiento del 9 de setiembre que alcanza a los 2.900 millones de dólares.

Dodsworth se llevó a EE.UU. solamente un borrador de la carta de intención que no logró consenso de las partes. Esto implica que por ahora no hay acuerdo técnico y que, por lo tanto, el directorio del Fondo Monetario no puede aprobar una refinanciación de los vencimientos.

Las diferencias abarcan varias cuestiones. Pero las insalvables están concentradas en dos puntos trascendentales:

  • No existe acuerdo sobre el volumen del ahorro fiscal que tiene que generar la Argentina para normalizar en el futuro los pagos de la deuda externa. La diferencia es más amplia en la proyección del mediano plazo y más estrecha en el corto plazo. Este fue el punto central que se discutió en los últimos 20 días. Sin consenso en ese punto, es casi imposible avanzar en el resto del convenio con el FMI.

    Argentina se plantó en un superávit para el próximo año de 3% del PBI, que equivale a unos 12.750 millones de pesos. Y su propuesta es firme: mantiene ese nivel para todo lo que dure el convenio. Pero el FMI quiere que esa cifra se estire en 2004 a 3,5% del PBI. Cada punto en discusión equivale a unos $ 4.000 millones. Pero la mayor diferencia de criterio se centró en la pauta de crecimiento del ahorro fiscal para los años 2005 y 2006. Y el Fondo reclama para ese año un

Temas en esta nota

    Load More