Diputados votó cambios en dos leyes, a pedido del FMI

Modificó la Carta Orgánica del Banco Central para que pueda emitir más moneda para pagar deudas con el Fondo Monetario. Y le dio más facultades para reformar el sistema financiero.

Por
28deAgostode2003a las10:10

El Gobierno consiguió anoche un respaldo clave del Congreso para poder avanzar en la negociación con el Fondo Monetario Internacional: la Cámara de Diputados aprobó cambios en dos leyes que el organismo venía reclamando desde hace varios meses y que ahora pone como condición para poder firmar un nuevo acuerdo, a tres años de plazo.

Se trata de las reformas en la Ley de Entidades Financieras y en la Carta Orgánica del Banco Central. Estas modificaciones jugarán un rol clave en la reestructuración del sistema financiero (ver página 4).

Pero la felicidad del Gobierno no pudo ser completa. Anoche, a las 22.40, los diputados levantaron la sesión y pasaron a cuarto intermedio hasta el miércoles de la próxima semana. Esto significó dejar en el camino la discusión de otros proyectos de fuerte influencia en la negociación con el FMI: la compensación a los bancos por la indexación asimétrica entre créditos y préstamos, por un lado, y nuevas medidas de lucha contra la evasión impositiva, por el otro (ver detalles en página 6).

Las iniciativas clave

Los cambios en la ley sobre las atribuciones del BCRA y en la que rige el funcionamiento del sistema financiero quedaron transformados en ley, ya que contaban con la aprobación del Senado. Y anoche los diputados ratificaron la validez del proyecto tal como llegó desde la Cámara alta, pese a las críticas de algunos legisladores de la oposición. En cambio, la eliminación del Coeficiente de Variación Salarial (CVS) y el paquete antievasión aún requieren el visto bueno de ambas cámaras. Sin embargo, el diputado Rodolfo Frigeri —presidente de la Comisión de Finanzas— le dijo anoche a Clarín que "los proyectos que fueron postergados no son tan imprescindibles para lograr el acuerdo con el FMI". Destacó, en cambio, que "los que realmente son importantes son los cambios en la Carta Orgánica del Banco Central y en la Ley de Entidades Financieras. Si no se hubieran votado, eso hubiera complicado las cosas".

El comentario del diputado Frigeri está referido, concretamente, a los márgenes de tiempo cada vez más chicos que le quedan al Gobierno para cerrar un acuerdo con el FMI: el 9 de setiembre vence un pago impostergable por 2.900 millones de dólares. Si para ese momento no está firmado el acuerdo, la Argentina se vería obligada a pagar utilizando las reservas depositadas en el Banco Central. De lo contrario, quedaría automáticamente en cesación de pagos con el organismo. Eso provocaría, además, la imposibilidad de continuar recibiendo préstamos del Banco Mundial y del Banco Interamericano de Desarrollo. La deuda total con los tres organismos internacionales suma unos 33.000 millones de dólares.

Sin embargo, hasta ahora desde algunos sectores del Gobierno se ha dejado trascender que la decisión política adoptada por el presidente Néstor Kircher es no usar las reservas, a menos que exista una señal muy clara del FMI de que el acuerdo es inminente. Tal como ocurrió hacia fines del año pasado cuando se negoció el acuerdo de transición que vence a fin de este mes, los funcionarios argentinos quieren hacer jugar la posibilidad de la cesación de pagos como una carta para inclinar la balanza en su favor.

De todos modos, la decisión de apurar la sanción de la ley que le permite al Banco Central prestar una mayor cantidad de dinero al Tesoro, fue interpretada por los analistas como una señal de que el Gobierno no descartó totalmente la posibilidad de pagarle al FMI para evitar la cesación de pagos.

Temas en esta nota