Aplazarán hasta octubre las ejecuciones hipotecarias

Quieren dar tiempo al Gobierno para hallar una solución para los deudores con problemas

28deAgostode2003a las10:13

Las tres asociaciones que agrupan a los bancos que operan en la Argentina (ABA, Abappra y Adeba) anunciaron ayer que no ejecutarán las garantías hipotecarias contra "deudores de créditos para vivienda única", es decir, no harán uso de una potestad que están en condiciones de recuperar desde el próximo martes, cuando caducará la última prórroga dispuesta por el Congreso y que impide este tipo de remates.

En todos los casos, los bancos coincidieron en conceder por sí mismos otra prórroga por "30 días", aunque ninguna de las entidades aclaró si se trataba de días hábiles o corridos, por lo que no queda claro el momento en que vencerá la nueva dispensa. El olvido de un detalle, que no es insignificante, sólo revela las razones que impulsaron ayer la seguidilla de anuncios de los bancos (hizo punta ABA con un comunicado a primera hora de la tarde y la siguieron Adeba, el Nación -miembro de Abappra, pero que actuó por su cuenta- y Abappra).

Lo que buscan, según pudo reconstruir LA NACION, es dar tiempo al Gobierno para instrumentar una solución definitiva sobre esta conflictiva cuestión, teniendo en cuenta que el plazo concedido a los deudores bancarios para que se inscriban en el Registro de Ejecuciones Hipotecarias de vivienda única, creado por la ley 25.737, vence una semana después de que caiga la última prórroga legal, es decir, el martes 9 de septiembre.

No en vano las asociaciones recordaron ayer su creencia de que este registro "es el instrumento adecuado para identificar a los afectados por la emergencia y que, por lo mismo, justifican medidas de excepción".

ABA se mostró esperanzada en que este gesto sirva para evitar "normas de carácter general que puedan quitar credibilidad y valor a la garantía hipotecaria como institución crediticia, habida cuenta de que su preservación es clave para recuperar el mercado del crédito", señaló su presidente, Mario Vicens. Para el titular de Adeba, Jorge Brito, la resolución muestra que los bancos "no tienen intención de ejecutar a nadie", con referencia a uno de los fantasmas que se esgrimen al respecto. Abappra, por su parte, dijo que se busca "facilitar los caminos para que el Gobierno logre una solución adecuada para los que declaren problemas, inscribiéndose en el registro."

Baja adhesión

Hasta aquí, en el registro hipotecario se anotaron 3747 deudores (2872 bancarios y 875 que les deben a inmobiliarias o prestamistas varios) con compromisos impagos por $ 163,5 millones. La cifra es aún distante de los 16.000 casos que se esperaba identificar en principio, aunque aún quedan varios días más para hacer la anotación.

Precisamente, de la dimensión final que tenga el problema dependerá el tipo de solución que proponga el Gobierno. En Economía sólo dicen por el momento que se contemplará cada uno de los casos registrados. Y aunque se resisten a hablar de un subsidio parcial (que activaría una nueva compensación a las entidades), según pudo establecer LA NACION, las salidas en estudio contemplan esa posibilidad.

La otra cara del problema son los deudores hipotecarios privados, de los que sólo 875 fueron identificados hasta aquí.

Para atacar esta cuestión, el Gobierno apelará a una técnica a la que ya acudió cuando revisó los pasos de los ahorristas que cobraron amparos contra el corralón, con la idea de separar "la paja del trigo".

La estrategia oficial pasa por restarles argumentos a los que amplifican los reclamos mediante mecanismos que sirvan para dimensionar el problema. "Hay que separar al que tiene problemas reales del que busca una ventaja para no pagar", explican.

En este sentido, el Ejecutivo acaba de remitir al Parlamento una nueva modificación a la ley 11.683 de procedimiento fiscal, que se agrega a las que ya había pr

Temas en esta nota

    Load More