El CVS se dispara, pero no afecta a todos los deudores

Subió 2,28% en julio por la mejora en los sueldos privados; lo aplica la mitad de los bancos

30deAgostode2003a las09:09

El coeficiente de variación salarial (CVS), índice creado para reemplazar el de estabilización de referencia (CER), registró en julio la mayor alza de su corta historia de anunciado final, aunque todavía resta definir si se extinguirá en enero o abril del año próximo.

Ese indicador, que hasta aquí había mostrado una errática evolución, creció al término de julio un 2,28%, es decir, por encima de los valores con que se especulaba previamente, teniendo en cuenta que en ese mes arrancó el cronograma de "blanqueo" progresivo de los $ 200 con que se habían recompuesto los salarios por decreto del Poder Ejecutivo.

El aumento suma un motivo de preocupación para los deudores de créditos concedidos antes de la crisis causada por la devaluación, y que hasta aquí gozaban del beneficio de ajustar sus préstamos por la evolución de los salarios, en lugar del ajuste según la inflacion que implica la aplicación del CER (coeficiente de estabilización de referencia).

Pero como son muy pocos los bancos que han aceptado el ajuste por CVS y lo llevan a la práctica, en rigor la suba sólo afectará a una parte de los deudores. Y ni siquiera se puede decir en cuánto a cada uno de ellos, ya que el ajuste no sólo dependerá de la política que aplique cada entidad, sino de la tasa a la que se había endeudado en principio (ver infografía).

Un cuadro complejo

Los créditos que se ajustan por el CVS son los hipotecarios destinados a la compra o construcción de vivienda única de hasta 250.000 pesos, los prendarios de hasta $ 30.000 y los personales de hasta $ 12.000. Los deudores encuadrados en este universo creyeron estar a salvo cuando lograron que la actualización de sus deudas se desligara de la inflación para quedar atada a la evolución de los salarios.

Pero como ahora la taba se dio vuelta (la inflación se planchó y los salarios comenzaron a recomponerse), lo que ayer era una tabla de salvación hoy parece una nueva puerta abierta a la angustia. Sin embargo, como suele ocurrir en la realidad, no todo es lo que parece.

Muchos bancos optaron por no aplicarles a sus clientes la actualización del capital adeudado por CVS, porque al aceptar ese método de ajuste deben limitar la tasa de interés a un máximo que, en el caso de los créditos hipotecarios, está fijado en el 12,35% anual. Y como el interés al que tienen colocada su cartera es mayor, prefieren mantener el crédito en las condiciones en que estaba, "máxime teniendo en cuenta que el CVS además va a desaparecer en cuestión de meses", dijeron en uno de los bancos que adoptó este criterio, con referencia al proyecto que fue girado al Congreso para derogar ese índice el año próximo.

El argumento al que acuden es que falta que se fije el procedimiento de aplicación del CVS, algo que debería establecer Economía, a cuyo cargo quedó esa tarea cuando se pasó del CER al CVS una parte del stock de créditos.

Por el contrario, los bancos que lo ponen en práctica se apoyan en el decreto de aplicación del CVS, y lo calculan trasladando los conceptos básicos de la fórmula que en su momento estableció el Banco Central (BCRA) para el CER.

Entre los que aplican el CVS se encuentran el Hipotecario y la Banca Nazionale del Lavoro, a los que ahora se suman el Río, BankBoston, Société Générale y, más acotadamente, Citibank (ajustará por este índice sólo una parte de su cartera).

En el otro margen están el Nación, BBVA-Francés, Galicia y Provincia de Buenos Aires, entre otros, con lo que bien podría decirse que el mercado está repartido.

La suba del 2,28% en el CVS en julio se debe básicamente a la recomposición de los salarios en el sector privado (+ 4,16%), dado que los ingresos del sector no registrado no mostraron variación (0%) y

Temas en esta nota