Baja la tasa de interés en las tarjetas de crédito

El Gobierno quiere reavivar el consumo y recuperar el crédito con estas medidas

03deSeptiembrede2003a las08:14

En un claro intento por apuntalar el consumo y recuperar el crédito, el ministro de Economía, Roberto Lavagna, anunció ayer una reducción en las tasas de interés que cobran las tarjetas de crédito y la devolución de tres puntos del IVA para las compras que se hagan con cualquiera de esos plásticos (circulan 12 millones).

El beneficio que hoy reciben los usuarios de tarjetas de débito alcanza la devolución del 5% en los consumos mientras que un acotado grupo de entidades reintegra el 3% a las compras con tarjeta de crédito. Ese porcentaje, desde ahora, lo devolverán todos los bancos sin excepción.

En cuanto a la tasa de financiación que las entidades aplican sobre los saldos deudores en las tarjetas, y que está entre el 45 y el 60% anual, bajará al 35%, en promedio. Esta medida, a diferencia de la anterior, es de aplicación voluntaria aunque anoche los principales bancos del mercado anunciaron que se sumarán a la propuesta oficial. Entre ellos están el Galicia, Río, HSBC, BBVA Francés y Citi, principales emisores de tarjetas de crédito.

"Es una actitud voluntaria que pueden tomar los bancos. Los más importantes del mercado ya anunciaron que aplicarán la rebaja. Por eso está claro que el resto hará lo mismo", dijo a LA NACION Mario Vicens, titular de la Asociación de Bancos de la Argentina (ABA), que participó en la conferencia de prensa donde ayer el ministro de Economía, Roberto Lavagna, anunció las medidas.

Doble impacto

Parco, sin extenderse para dar demasiados detalles sobre lo resuelto, Lavagna se limitó a decir que la rebaja de la tasa de interés y la devolución de tres puntos del IVA tendrán un doble impacto sobre el consumo, que pretende reavivar.

El Palacio de Hacienda apuesta a que la expansión de los volúmenes de venta ayude a mitigar la pérdida de ingresos que tendrán los bancos, pero también el fisco.

El costo fiscal de estas medidas será de $ 396 millones anuales: $ 13 millones mensuales ya se gastan por la devolución en las compras con tarjetas de débito, y $ 20 millones por la rebaja de tres puntos en el consumo con las de crédito, según los números aportados por Alberto Abad, titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP). La decisión tomada por Lavagna tendrá también su impacto en los comercios, donde se busca reducir la economía informal. La AFIP reducirá un 50% las retenciones que les aplica en concepto de IVA (pasará del 10 al 5 por ciento). "El objetivo es seguir bancarizando la economía y bajar los niveles de informalidad. A pesar del costo fiscal que ocasiona, es un esfuerzo importante y ampliamente beneficioso para la administración tributaria en particular", dijo Abad.

En cambio, para el economista Camilo Tiscornia, de Ferreres & Asociados, lo dispuesto ayer representa atajos que toma el Gobierno mientras no puede resolver problemas de fondo. "No es forma de acceder al crédito bajar la tasa al 35%, porque igualfinanciarse a esa tasa es suicida. Es disparatado que alguien quiera autofinanciarse con la tarjeta de crédito. Esa no es la forma de acceder al crédito", opinó. En cambio, sobre la devolución de los tres puntos del IVA, dijo que similares experiencias anteriores demostraron que la medida pueda dar resultados positivos. "El costo fiscal de $ 400 millones no es importante, es cierto que puede recuperarse con un aumento en el volumen de ventas", dijo.

Ayer, una vez hecho el anuncio, los bancos comenzaron a difundir qué tasas aplicarán en las ventas financiadas con tarjetas de crédito. El Banco Galicia resolvió bajar 11 puntos su tasa (está en el 46%) y por eso quedará en el 35% anual.

Por su parte, el Banco Río informó que la establecerá en 34,8%, mientras que el HSBC, que la tiene en 57%, también resolvió bajarla. "No tenemos estable

Temas en esta nota

    Load More