Tras amagar por varios días, el dólar llegó a $ 3

Por la incertidumbre y las bajas tasas, retomó el nivel de abril

Por
04deSeptiembrede2003a las07:58

El dólar minorista cerró ayer a $ 3 para la venta, el valor que le "gusta" al presidente Néstor Kirchner (según reconoció a poco de asumir) y con el que parece sentirse más cómodo el ministro de Economía, Roberto Lavagna, por los incentivos que supone para los exportadores y los recursos que aporta al fisco, vía retenciones.

La cotización del billete llegó así a su mayor nivel en los últimos cinco meses, dado que a este precio se encontraba al iniciarse abril, pero su movimiento fue convalidado por el Banco Central (BCRA), que adquirió US$ 4,1 millones a los efectos de mostrar que acompaña el rumbo que tiene el mercado. Y amenaza perforar una barrera "psicológica", aunque los operadores observan esta suba como circunstancial y relativizan toda posibilidad de desborde que pudiera tener incidencia sobre la estructura local de precios.

El progresivo aumento de la cotización que se registró en los últimos días está impulsado por el grado de incertidumbre en que se mueven los agentes económicos, mientras aguardan definiciones en la negociación para un nuevo acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), en la propuesta que elevará el Gobierno para reestructurar la deuda en cesación de pagos y en los números que se volcarán en el presupuesto 2004.

Razones de fondo

Se trata, en todos los casos, de definiciones clave que entregarán pistas sobre el rumbo que tendrá la economía en los próximos meses, datos de los que hoy carecen los operadores y las grandes empresas, que, por esa misma razón, acuden a la divisa como una cobertura.

"La firmeza del dólar genera cautela. Si estuvieran dadas las condiciones de un acuerdo inminente con el FMI deberíamos tener un marco más ofrecido en el mercado cambiario", sostuvo Gabriel Lynch, de la consultora Empresas & Valores, para quien la cotización del billete es un termómetro que debe considerarse a la hora de entender cómo se leen esas tratativas en el mercado.

Esta tendencia alcista se ve además reforzada por la escasa rentabilidad que brindan las colocaciones bancarias, en momentos en que muchas empresas tienen disponibilidad de fondos.

En la plaza financiera sostienen que tanto los ahorristas como las empresas se muestran reticentes a inmovilizar su dinero en bancos por las bajas tasas que se ofrecen para los depósitos a menor plazo, las que van del 5 al 3,5% anual para ambos segmentos. Quienes procuran obtener mayores rendimientos enfrentan el dilema de alargar el plazo de las colocaciones en momentos en que restan conocerse datos trascendentales sobre la economía y la política que viene, lo que los desalienta en la mayoría de los casos.

Por Javier Blanco
De la Redacción de LA NACION

Temas en esta nota