Se terminaron los superpoderes en el SENASA

El Poder Ejecutivo Nacional promulgó el decreto 680/03 por el cual suprime las atribuciones especiales que se habían otorgado a la presidencia del organismo durante la última crisis de la aftosa. Ahora, la definición de políticas y programas sanitarios será facultad de la Secretaría de Agricultura.

04deSeptiembrede2003a las08:14

El Poder Ejecutivo Nacional promulgó el decreto 680/03 por el cual suprime las atribuciones especiales que se habían otorgado a la presidencia del organismo durante la última crisis de la aftosa. Ahora, la definición de políticas y programas sanitarios será facultad de la Secretaría de Agricultura. El Consejo Administrativo se amplía a 15 miembros con el ingreso de un representante por cada región del país, un delegado de los trabajadores del Senasa y otro de las asociaciones de consumidores.
 

Con la publicación en el boletín oficial del decreto presidencial nº680/03 el Ejecutivo Nacional modificó la estructura de la cúpula del Senasa y redefinió las atribuciones y funciones de sus miembros. A partir de ahora, las políticas y programas sanitarios serán definidos desde la Secretaría de Agricultura, mientras que el presidente del organismo tendrá un rol ejecutivo sobre aspectos técnico-administrativos. Al mismo tiempo, el Consejo Directivo pasó de 10 a 15 integrantes con el ingreso de cinco representantes de las provincias (uno por cada región del país: NOA, NEA, NUEVO CUYO, PATAGONIA Y PAMPEANA) más un delegado de los trabajadores del Senasa y uno de las asociaciones de consumidores.

La actual norma, modificadora del decreto nº394 de abril de 2001 por el cual se le otorgaban a la presidencia facultades especiales ante la necesidad de actuar aceleradamente frente a la crisis desatada por la reaparición de la aftosa, establece que “habiéndose superado los motivos que dieron lugar a dichas modificaciones corresponde restablecer y optimizar el marco originario de tales funciones y atribuciones, a fin de posibilitar el cumplimiento efectivo de las competencias asignadas al organismo”.

Ahora, el presidente del organismo sanitario deberá elevar al Secretario de Agricultura “las propuestas de políticas y programas sanitarios, de normativas para fiscalización agroalimentaria y en general, de todas aquellas que contribuyan al accionar eficiente del organismo”.

De todos modos, aún queda bajo la órbita del titular del Senasa la facultad de declarar emergencias sanitarias, habilitar o certificar establecimientos que manipulen productos o subproductos de origen animal o vegetal así como principios activos y productos químicos destinados al mejoramiento de la productividad animal o vegetal. Además, podrá seguir aplicando “penalidades, intereses punitorios, sanciones y moratorias por infracción al cumplimiento de la legislación vigente”.

Por otra parte, el Consejo Directivo se amplía a 15 miembros quedando constituido de la siguiente manera: 4 representantes de la producción agropecuaria, uno por cada entidad (Sociedad Rural, Federación Agraria, CRA y CONINAGRO), uno por la industria de la carne, uno por la industria pesquera, dos por las demás industrias alimentarias (a propuesta de la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios –COPAL-), cinco por las provincias representando en forma rotativa a las que integran las cinco regiones del país (NOA, NEA, NUEVO CUYO, PATAGONIA Y PAMPEANA), uno por las asociaciones de consumidores y uno por lo trabajadores del Senasa (elegido por el voto directo y secreto de los empleados del organismo).

El Consejo tendrá la atribución de aprobar las propuestas correspondientes a retri

Temas en esta nota