Lavagna: "Los próximos meses serán muy duros"

Visiblemente cansado, el ministro de Economía, Roberto Lavagna, regresó ayer de su misterioso viaje relámpago a Nueva York, sabiendo que la negociación de la reestructuración de la deuda será muy farragosa. "Los próximos meses serán muy duros", indicó el funcionario en una reunión a puertas cerradas de la Coordinadora de Actividades Mercantiles (CAME).

Por
04deOctubrede2003a las08:30

Marina Aizen. .
maizen@clarin.com

V
isiblemente cansado, el ministro de Economía, Roberto Lavagna, regresó ayer de su misterioso viaje relámpago a Nueva York, sabiendo que la negociación de la reestructuración de la deuda será muy farragosa. "Los próximos meses serán muy duros", indicó el funcionario en una reunión a puertas cerradas de la Coordinadora de Actividades Mercantiles (CAME).

Por empezar, el armado del sindicato de 12 bancos que emitirán los papeles que reemplacen a los bonos en default tomará varias semanas. "Esto está verde", confió a Clarín una fuente en Economía. "Este es un tema trabajoso, y queremos que sea un proceso transparente. No vamos a designar a un banco amigo, como se hacía en la época de (Domingo) Cavallo".

En el Gobierno, están convencidos que el mercado se dividió a grandes rasgos en dos frente a la propuesta de quita del 75 por ciento de la deuda. Por un lado, están los que creen que la Argentina no puede pagar más de lo que dice, pero no está de acuerdo con las estrategias que Economía está llevando adelante para negociar la reestructuración. Lo importante es que no cuestionan los números", señaló la fuente.

Por el otro, están los que piensan que la Argentina está mintiendo, y que, por lo tanto, puede pagar mucho más. Esos, en opinión del Gobierno, serán más difíciles de convencer.

Ayer, en Economía no quisieron revelar cuál fue el verdadero motivo del viaje de Lavagna y de su segundo, el secretario de Finanzas, Guillermo Nielsen. Sin embargo, en los despachos oficiales se admite que existe incomodidad por el hecho de que Argentina esté siendo demandada en las cortes de Nueva York. "A nadie le gusta estar en el banquillo de los acusados", confiaron.

Lavagna estuvo en la Gran Manzana el miércoles y el jueves. Para ocultarse de los periodistas, se refugió en las oficinas que el estudio de abogados Cleary, Gotlieb, Steen and Hamilton, tiene al Este de la calle 53 de Manhattan.

Mientras el ministro estaba de viaje, se anunció en Buenos Aires que se reducía de cuatro a dos la cantidad de grupos consultivos para negociar la deuda. Pero, recién ayer se aclaró por qué: "es inhumano pensar que podemos negociar simultáneamente en Tokio, Europa y Estados Unidos. No es bueno dormir tanto tiempo en los aviones".

Temas en esta nota