Tiempo severo en Chivilcoy.

En el comentario de la imagen satelital de hoy destacábamos el evento de tiempo severo que tuvo lugar en las inmediaciones de la localidad de Chivilcoy.

Por
17deOctubrede2003a las16:09

En el comentario de la imagen satelital de hoy destacábamos el evento de tiempo severo que tuvo lugar en las inmediaciones de la localidad de Chivilcoy. El episodio se caracterizó por una corta duración, vientos superiores a los 100 km/h,  caída de granizo y algunos daños materiales. En la foto se destaca en violeta la zona de mayor inestabilidad.

El desarrollo de un tornado requiere condiciones atmosféricas que se dan generalmente en regiones de latitudes medias donde el calentamiento superficial suele ser intenso (lo cual genera gran inestabilidad) y son frecuentes los pasajes frontales.

Son ejemplo de regiones vulnerables la India, Australia, el valle del Mississippi (EEUU) y en especial los estados de Kansas y Oklahoma. En nuestro país la mayor parte de los tornados se ha registrado en las cinco provincias pampeanas (Buenos Aires, La Pampa, Entre Ríos, Santa Fe y Córdoba). La figura  muestra la típica columna que evidencia el vórtice de un tornado.

El tornado es un fenómeno meteorológico muy violento, que causa la destrucción total de lo que encuentra a lo largo de su trayectoria.  Por lo tanto hay que ser cuidadosos en el empleo de este término.

Se trata de un vórtice que gira a gran velocidad, en cuyo centro la presión es bajísima, lo cual provoca un efecto de “succión”.  Se forman a partir de una nube de tormenta, sin embargo,  aunque el desarrollo nuboso sea muy potente, no basta para determinar la aparición de un tornado: son necesarios otros factores dinámicos de la atmósfera que afortunadamente no son muy frecuentes.

Las típicas tormentas de latitudes medias que suelen producirse dentro del semestre cálido, son acompañadas por nubes de desarrollo vertical extenso. Dentro de un  “cumulonimbus” suelen producirse corrientes ascendentes muy fuertes (aproximadamente 25 m/s = 90 km/h) que pueden llegar a desarrollar un vórtice, es decir, una columna de aire que gira, en forma similar al giro que muestra el agua al sacar el tapón de una bañera. A veces este vórtice sólo existe en el interior de la nube, pero otras veces emerge por debajo de la base de la nube y eventualmente toca el suelo.

Se estima que la velocidad del viento en el vórtice es del orden de 500 km/h y que la presión en el centro es inferior a 800 hPa.  Para dimensionar este valor basta compararlo con la presión normal a nivel del mar: 1013 hPa. Bajo condiciones de mal tiempo suelen generarse centros de baja presión de 990 hPa.

De esta manera podemos explicarnos como objetos pesados, como automóviles o camiones, pueden ser arrojados a 50 o 100 metros de su posición original. La diferencia de presión provoca la “explosión” de los objetos que el tornado encuentra a su paso.

La trayectoria de destrucción de un tornado tiene en promedio un ancho de 400 metros y una longitud de 20 km, con amplias variaciones.

 

Temas en esta nota