Desde abril de 2004 los créditos dejarán de ajustarse por el CVS

El Senado convirtió en ley la eliminación del Coeficiente de Variación Salarial. Alcanza a unos 600 mil deudores hipotecarios de vivienda única. El nuevo ajuste se hará por la tasa de interés original.

Por
30deOctubrede2003a las08:14

Alejandra Gallo. .
agallo@clarin.com

Los senadores aprobaron anoche la eliminación a partir de abril de 2004 del CVS, el Coeficiente de Variación Salarial que se utiliza para ajustar los créditos hipotecarios tomados antes de la devaluación y que fueron pesificados a partir de enero de 2002.

La medida forma parte de un proyecto más amplio, que incluye también el pago de una compensación de $ 2.800 millones a los bancos afectados por la indexación asimétrica de depósitos y préstamos.

Desde que fue creado, en octubre de 2002, hasta ahora, el CVS acumuló una suba de 7,17%. En el mismo lapso, la inflación creció 2,5% aproximadamente. Esta fue una de las razones que llevó al Gobierno y a los legisladores a decidir su desaparición. Será reemplazado por una actualización por tasas de interés.

El mecanismo alcanza a unos 600 mil deudores. Rige para las cuotas de los créditos hipotecarios para vivienda única de hasta 250.000 pesos; los prendarios de hasta 30.000 pesos, y los personales de hasta $ 12.000.

A partir del 1º de abril del año próximo se ajustarán por la tasa que el deudor había contratado originalmente con el banco que le prestó ese dinero. Pero si fuera mayor a la tasa promedio que fija el Banco Central, se aplicará la que sea más baja.

En cuanto a la compensación para los bancos (que los legisladores prefieren llamar "subsidio a los deudores"), el proyecto que anoche el Senado convirtió en ley prevé entregarles un bono a 10 años para cubrir la brecha que las entidades bancarias acusarán en sus balances desde la devaluación, en enero de 2002, hasta abril próximo (cuando se eliminmará el CVS). El costo fiscal, según el cálculo oficial, es de 2.800 millones de pesos.

Esa brecha en los balances de los bancos se produjo porque las entidades devuelven los depóstios indexando con el CER (que ajusta según el índice de precios) y les cobran a sus deudores ajustando las cuotas por la variación salarial. Y desde enero de 2002 hasta ahora, los precios subieron más que los sueldos. Por eso se fijó la fecha de abril de 2004. Ese mes, según el cálculo del Gobierno, quedaría compensada esa diferencia.

El proyecto oficial original ingresó al Congreso el último día hábil de la gestión de Eduardo Duhalde. Sin embargo, el presidente Néstor Kirchner lo reclamaba desde mayo, porque la aprobación por ley de este bono fue uno de los requisitos que fijó el FMI para firmar el acuerdo.

Desde la perspectiva de los bancos, esta ley permitiría hacer borrón y cuenta nueva en sus balances y, según dicen, agilizaría el otorgamiento de nuevos créditos. Según cálculos de la Asociación de Bancos de Argentina, desde enero de 2001 hasta ahora hay unos 600.000 créditos hipotecarios que se habían tomado originalmente en dólares (antes de la devaluación) y que aún no fueron cancelados.

Son préstamos tomados por cifras que oscilan entre 40.000 y $ 50.000 pesos (o dólares en la época de la convertibilidad).

De todos modos, en la misma entidad sostienen que es muy difícil calcular un número exacto de deudores en estas condiciones, ya que se estima que las dos terceras partes de esos créditos fueron tomados para refacción de viviendas y no se puede establecer con precisión si se trata de viviendas únicas o no.

Temas en esta nota