La soja le toma el pulso al mercado de los granos

El presente está resultando ser un año de profundos cambios en el mercado agrícola mundial. La demanda se había acostumbrado a niveles de precios relativamente bajos y la influencia decisiva de China -prácticamente en todos los commodities- tiende a modificar dramáticamente esta tendencia.

03deNoviembrede2003a las08:39

El presente está resultando ser un año de profundos cambios en el mercado agrícola mundial. La demanda se había acostumbrado a niveles de precios relativamente bajos y la influencia decisiva de China -no sólo en el mercado de granos sino prácticamente en todos los commodities- tiende a modificar dramáticamente esta tendencia. En los cereales en general, y en las oleaginosas en particular, esta situación se torna relevante. Este desmedido apetito de China por asegurarse el abastecimiento de materias primas tiene consecuencias positivas para nuestro país. China es el destino de más de las dos terceras partes de las exportaciones de porotos de soja argentinas. Entre enero y marzo de este año, los embarques de soja a este país totalizaron 5,8 millones de toneladas, lo cual significa alrededor de 1.300 millones de dólares. Además, China sigue activo en el esquema de importaciones de otros países como los EE.UU. y Brasil, totalizando un volumen que excederá holgadamente los 20 millones de toneladas durante esta temporada, reflejando su bonanza económica, la amplia capacidad de molienda instalada y la mejora en la calidad de vida de su población. Las compras de este país representan la tercera parte de las importaciones totales del mundo. China produce alrededor de 15 millones de toneladas de soja anualmente y, según datos del USDA, se estima que molerá en esta temporada unos 27 mill./t. Sus posibilidades de abastecerse con mercadería de otros orígenes resulta altamente improbable, pues los tres principales productores de soja del mundo (EE.UU., Brasil y la Argentina) acaparan 80% de la producción mundial.

El Congreso del estado de Paraná declaró hace pocos días a este estado como «libre de materiales genéticamente modificados», prohibiendo el cultivo, la importación y la molienda de estos materiales dentro de su territorio. Esto ha provocado un lógico inconveniente. Todos los camiones con granos que traspasan los límites territoriales de este estado se ven sometidos a un sinnúmero de controles que entorpecen la logística. Lo más destacable a tener en cuenta con esta medida es que el puerto de Paranagua se encuentra dentro de este estado, lo que podría interrumpir el flujo de mercadería embarcada desde estas instalaciones, algo que comenzó a ocurrir durante esta semana. Por otra parte, el estado de Paraná cuenta con una muy abultada capacidad de molienda instalada, lo que perjudica también la elaboración de subproductos. Aunque resulta altamente probable que esta medida sea modificada y no se llegue a aplicar para la nueva campaña sojera, es un dato coyuntural importante a tener en cuenta. Según ABIOVE, Brasil producirá entre 57,4 millones de toneladas de soja en la próxima temporada, marcando un contraste con la estimación del USDA, que proyecta 60 millones.

• Estimación

El crecimiento productivo sería, entonces, de 12% con respecto a la cosecha anterior. Las exportaciones se estiman ahora en 24,9 mill./t, lo que significará un incremento de 16% con respecto a esta campaña.

La producción de soja ha disminuido nuevamente en los EE.UU., esta vez por segundo ciclo consecutivo, y la producción de maíz en este país, aunque suficiente, sufrió el lógico contagio de un mercado de oleaginosas desbordado. Los fondos comenzaron a acaparar importantes cantidades de contratos de maíz en Chicago. La relación entre este producto y la soja había llegado a exceder la relación de 3,4 a 1, lo que constituyó todo un récord. El mercado aguarda con suma ansiedad el próximo informe del día 12 de noviembre, en el que se revelarán nuevas cifras de producci

Temas en esta nota

    Load More