Brasil y el Fondo anuncian un ‘seguro’ de u$s 14.000 millones

El nuevo paquete busca despejar las dudas en torno del financiamiento de la deuda brasileña, de modo de consolidar la baja en el riesgo país. Dicen que será el último.

06deNoviembrede2003a las08:17

El gobierno brasileño propuso al Fondo Monetario Internacional (FMI) cerrar un nuevo acuerdo preventivo con Brasil por un valor de u$s 14.000 millones.

El nuevo programa durará un año, hasta diciembre del 2004, e incluye la reprogramación de los vencimientos que el país tiene con el Fondo entre 2005 y 2007.

La propuesta fue anunciada por el ministro de Economía, Antonio Palocci, junto a la vice-directora del Fondo, Anne Krueger, después de una reunión que ambos mantuvieron con el presidente en ejercicio, José Alencar, en ausencia de Luiz Inacio Lula da Silva, que regresará a Brasil el sábado cuando termina su gira por cinco países africanos.

Palocci explicó que por la propuesta de acuerdo, que será detallada en la Carta de Intención, Brasil no pretende sacar los u$s 14.000 millones. El dinero, dijo, quedará a disposición del país para que pueda usarlo si necesita protegerse de alguna crisis externa. “Será una póliza de seguros”, definió el ministro.

Brasil tendrá a disposición sólo u$s 6.000 millones de dinero nuevo. Los u$s 8.000 millones restantes vendrán de la última cuota del acuerdo vigente que vence en diciembre y que el gobierno decidió no utilizar con el objeto de aumentar su reserva del próximo año.

Al lado de Palocci, Krueger adelantó que sugerirá al directorio del Fondo la aprobación de la propuesta brasileña y felicitó al gobierno de Lula por la política económica practicada en el primer año de su mandato. La funcionaria del organismo de crédito aseguró que el gobierno brasileño está comprometido con la continuación de las reformas estructurales de la economía, con la reducción de las tasas de interés y el incentivo al microcrédito, además de la búsqueda de “un ambiente sólido y saludable” para las inversiones.

La reprogramación de los vencimientos, que disminuyen los pagos que debería hacer Brasil en el 2005 (pasarían de los u$s 12.000 millones previstos a u$s 6.500 millones), “facilitará la continuidad del equilibrió fiscal”, aseguró Palocci.

El ministro de Lula, para quien el acuerdo podrá firmarse en diciembre, aseguró que el gobierno brasileño y el Fondo tienen “una coincidencia de diagnóstico” sobre la situación del país y afirmó que el nuevo programa “significará un impulso para el crecimiento que vivirá Brasil”.

Palocci reiteró que la propuesta mantiene el superávit primario de 4,25% para el año próximo y aunque no dio definiciones sobre otras metas, adelantó que el gobierno continuará trabajando para tener una nueva ley de quiebras (tramita en el Senado), reducir los spreads bancarios, fortalecer los créditos a los trabajadores y mejorar el ambiente económico para que las empresas puedan aumentar su producción, lo que incluye la aprobación de las reformas previsional y tributaria que tramitan en el Congreso.

El diseño del nuevo acuerdo prevé que estados y municipios brasileños realicen proyectos para mejorar las condiciones de las redes cloacales y la limpieza, y que puedan descontar esas inversiones de los cálculos de superávit primario del sector público. Según Palocci, el exceso de ahorro fiscal de este año (el gobierno superó u$s 1.015 millones hasta septiembre la meta establecida de superávit primario con el Fondo), puede sustentar esa política de inversiones con impacto positivo en el área social. Los u$s 1.015 millones serán el límite para aplicar en esos proyectos, dijo el ministro.

Palocci aseguró que después de extender por un año el acuerdo con el FMI, el gobierno no quiere recurrir de nuevo a la asitencia de la institución, señalando que será el primero y último acuerdo del gobierno de Lula. “Queremos preparar n

Temas en esta nota