Defienden a la SAGPyA

Cámaras empresarias de la industria frigorífica de varias provincias, históricamente enfrentadas por la Cuota Hilton al Consorcio ABC que nuclea a los grandes exportadores, aportaron su respaldo a la Secretaría de Agricultura y Ganadería de la Nación y rechazaron la impugnación planteada por un grupo de plantas exportadoras.

Por
17deNoviembrede2003a las07:31

«De muchos años a esta parte, pocas veces se ha actuado con tanta transparencia en el reparto de la Cuota Hilton pese a las dificultades para disponer el tema», señala la comunicación de apoyo al organismo, en la cual se refuta la impugnación formulada por el Consorcio ABC (Argentine Beef Consortium) integrado por los grandes frigoríficos exportadores.

«La postergación en la distribución, solicitada por algunas cámaras de la industria y a la cual accedió el secretario, no hizo más que ampliar la cantidad de medidas cautelares que se impusieron ante la distribución».

Además de apoyar «la absoluta transparencia» del proceso de reparto, los industriales propusieron modificar «la Ley de Quiebras para evitar que en el futuro la Cuota sea tomada como un activo por las empresas quebradas» y que su distribución se sustraiga de la jurisdicción del Poder Ejecutivo, como ocurre actualmente.

El conjunto de cámaras aseguró que el titular de la Secretaría, Miguel Campos, «no hizo más que cumplir» con la resolución 914/01 «cuyos parámetros no compartimos», aclaran, en atención a lo solicitado por la mayoría de los industriales que ahora impugnan la disposición.

Las cámara que apoyaron a la SAGPyA son CICCRA, UNICA, AFIC, Airfrier y Cafrisa, que agrupan a establecimientos de Córdoba, Entre Ríos, Santa Fe y Buenos Aires.

El apoyo de estas cámaras a la decisión de la SAGPyA -que entregó cupos de la Hilton a frigoríficos que fueron deslistados pero que se vieron beneficiados con sentencias judiciales- escribe un nuevo capítulo a la cuestionada distribución.

El reparto de las 28 mil toneladas de carnes frescas de la mejor calidad -un negocio que redondea 240 millones de dólares- se hizo con el criterio de «past performance», que favorece a los frigoríficos que mantuvieron la exportación de carne procesada cuando durante 2001 la Argentina perdió 75 mercados de carne fresca por el rebrote de aftosa.

Temas en esta nota