Acuerdan plan para eliminar subsidios

Miami - La Argentina firmó ayer, junto con los otros 34 países del continente americano que enviaron sus representantes a esta cumbre de ministros, la «Declaración Ministerial de Miami» que oficialmente pone en marcha la cuenta regresiva para que el Area de Libre Comercio de las Américas (ALCA) comience a funcionar en enero de 2005.

21deNoviembrede2003a las10:04

Sólo Venezuela firmó con reservas, lo que implica que los países comprometidos a comenzar con el ALCA en el 2005 son 33. Por su parte, el gobierno de Néstor

Kirchner impone una cláusula para sumarse definitivamente a este proyecto: que Estados Unidos en primer lugar y el resto de los países del continente en general se comprometan a eliminar sus subsidios a las exportaciones agrícolas. La presentación de esta posición la hizo ayer por la tarde en esta ciudad el negociador de la Argentina, el secretario de Relaciones Económicas Internacionales Martín Redrado. Según el funcionario, si sólo los Estados Unidos desarman sus esquemas de subsidios a las exportaciones, se abrirían a la Argentina mercados dentro de Latinoamérica por 2.500 millones de dólares.

Entre otros productos, EE.UU. subsidia, vía créditos preferenciales, a los exportadores de soja, lácteos, maní y azúcar.

Fuera de este tema, ayer quedó acordado el cronograma o «esqueleto» según la posición de Redrado, en que consistirá la eliminación de aranceles dentro del ALCA. Así habrá cuatro grupo de productos que ingresarán al libre comercio en 2005 al inicio mismo del bloque, otros en los 5, otros en 10 y otros en más de 10. Desde la próxima semana los negociadores de los 34 países comenzarán a diseñar el contenido de cada grupo. Para la Argentina, sectores como los cereales, lácteos, cueros, carnes, química y petroquímica deberían estar en el primer grupo, mientras que rubros industriales como los textiles y los automóviles en el último.

Esta posición fue explicada ayer por la tarde por Redrado al finalizar las negociaciones que comenzaron a la mañana en el Hotel Intercontinental en el Downtown de esta ciudad. Las principales declaraciones del funcionario argentino de ayer fueron los siguientes.

- Se acordó un esqueleto del ALCA. Ahora que estamos cerca del final de las negociaciones nos damos cuenta de que haya países con distintas realidades y estructuras productivas, por lo cual necesitamos una avenida o esqueleto para que cada país ponga lo que está dispuesto a ofrecer.

- La Argentina quiere que la base del acuerdo sea la competitividad de nuestras economías; y que no tengamos distorsiones que hagan que los sectores que no son competitivos en el mercado internacional lo sean por subsidios distorsivos.

- Sobre el conflicto de los subsidios, sabemos que hay temas que debemos derivar a la Organización Mundial de Comercio (OMC). Pero en el capítulo de los efectos distorsivos que estos subsidios generan dentro del hemisferio debe haber voluntad de los países grandes que tienen los recursos para subsidiar, de poder tratarlos.

- Los productos que mayores subsidios reciben o mayor cantidad de créditos a las exportaciones tienen deben ser tratados. Hablo, por ejemplo, del Export Guaranty Credit Program, que genera créditos a las exportaciones por 4.550 millones de dólares, de los cuales 2.500 millones de dólares son de productos que se exportan dentro del hemisferio. Si hay real voluntad de libre comercio, debe haber una real voluntad de eliminar los efectos de estos subsidios dentro del hemisferio.

- Si los Estados Unidos, Canadá o algún otro país quiere seguir subsidiando sus exportaciones o dar crédito a sus envíos al sudeste asiático o al este europeo que lo haga. Pero si realmente hay voluntad integradora dentro del continente debe haber un tratamiento diferencial para los subsidios y créditos dentro del Continente.

 No es que la Argentina renuncie a que haya ayuda interna, pero debemos pensar

Temas en esta nota