Según FIEL, el Gobierno desalienta el empleo

El brutal cambio de precio relativo entre los bienes “transables” (fundamentalmente, productos industriales, que desde la devaluación de principios de 2002 acumularon un alza.

Por
21deNoviembrede2003a las10:08

El brutal cambio de precio relativo entre los bienes “transables” (fundamentalmente, productos industriales, que desde la devaluación de principios de 2002 acumularon un alza de 116,3%) y aquellos “no transables” (fundamentalmente servicios, que desde entonces subieron cerca de 15,4%, según marca el Indice de Precios al Consumidor), sumado a aumentos salariales compulsivos, como los ordenados recientemente por el gobierno, traerá serias distorsiones en el mercado laboral, con un aumento en la informalidad laboral y una creciente dispersión y desigualdad salarial, alertó ayer un la fundación FIEL.

“La llamada política de ingresos está alterando las señales de inversión, y el crecimiento del producto y el empleo entre sectores”, dice un pasaje del trabajo.

En la Industria Manufacturera, los aumentos salariales combinados con la mejora en los precios del sector desde diciembre del año 2001, hicieron que el costo laboral para una empresa promedio sea hoy 38% inferio a lo que era hace dos años. Si se incluyen los $ 50 adicionales decretados por el Gobierno, en enero próximo el rezago será todavía de 35%. Pero si la industria en cuestión toma trabajadores informales, su reducción de costos laborales es de 53% respecto del 2001. En el otro extremo, en el sector Comercio (uno de los principales generadores de empleo de la Argentina) el costo laboral promedio de una empresa formal no sólo no cayó, sino que creció casi 23%, precisa FIEL.

Aún dejando de lado otros factores, como cambios en la demanda, carencia de crédito, etc, el estudio identifica varios efectos negativos de la política salarial oficial, como el desaliento al empleo en servicios, el aliento a la informalidad (donde los salarios y condiciones de empleo son inferiores) y el desincentivo a la expansión de las empresas Pequeñas y Medianas, en gran proporción vinculadas a servicios y con menor margen para absorber decisiones que afecten su rentabilidad.

 

Temas en esta nota