El Gasoducto del Noreste reafirma la política y las alianzas de Kirchner

Demandará $ 3.000 millones, abastecerá a cuatro provincias y venderá energía a brasil. El presidente y Paolo Rocca, de Techint, se tiraron flores en un acto en la Casa Rosada, en la firma de una obra de más de u$s 1.000 millones. Hubo fuerte presencia empresaria.

Por
25deNoviembrede2003a las07:52

El presidente Néstor Kirchner hizo ayer un llamado a “consolidar al empresariado nacional
para construir un país con inversión y capitalismo serio”, al encabezar la ceremonia de firma del acuerdo para la construcción del Gasoducto del Noreste Argentino, obra que demandará una inversión de 3.000 millones de pesos y creará aproximadamente 5.000 nuevos puestos de trabajo en 28 meses.

El Presidente convocó al capital nacional y al extranjero a invertir en la Argentina, en tanto que ratificó su apuesta por un país con “sustentabilidad interna e integración externa”, a partir de –dijo– un proyecto que contenga a todos los argentinos y termine con la exclusión.

A su turno el titular del Grupo Techint, Paolo Rocca, quien encabeza el consorcio que llevará adelante la obra, se deshizo en elogios al gobierno de Kirchner, al afirmar que cuenta con “un rumbo definido y políticas adecuadas” para permitir el crecimiento y el desarrollo del país.

Rocca sostuvo que en la Argentina hay empresarios que “entienden el valor de la gobernabilidad, del combate a la pobreza y de la movilidad social” y ratificó el compromiso de Techint “con el trabajo y el crecimiento de la Nación”.

Al acto no le faltaba marco político. Estaban los gobernadores de Santa Fe, Carlos Reutemann; Misiones, Carlos Rovira; y Formosa, Gildo Insfrán, y el vice del Chaco, Roy Nikisch, provincias que –al igual que Corrientes, Entre Ríos y Salta– se beneficiarán con la obra. Del Ejecutivo aportaban el ministro de Planificación, Julio de Vido, y el secretario de Energía, Daniel Cameron, además del titular de Interior, Aníbal Fernández. Y también había una concurrida elite empresaria, que incluía a Santiago Soldati, José Ignacio de Mendiguren, Oscar Vicente, Jorge Rial y Osvaldo Cornide.

Del total de la inversión, Techint pondrá u$s 750 millones y el resto provendrá del Estado. Sobre el aporte oficial, De Vido precisó que “‘en el Presupuesto 2005 van a estar las primeras partidas (para la obra), porque en el 2004 queda toda la etapa de fijar en forma fina el trayecto del ducto y la obra del gasoducto troncal”. Según el ministro, “el 2005 seguramente va a encontrarnos trabajando en el acceso a las distintas provincias”.

De Vido reiteró que, en la administración Kirchner, “el Estado Nacional ha adoptado como criterio estratégico el abastecimiento de todos los servicios a la población, sin exclusiones”, y que “garantizará la construcción de aquellos ramales en los que quede agotada la instancia privada”.

Los objetivos declarados del Gasoducto del Noreste Argentino son alcanzar las regiones del país que no cuentan con gas natural, aumentar la oferta de gas en el interior y avanzar a la vez en la integración energética del Mercosur.

Una vez finalizada, esta obra permitirá exportar el fluido a Brasil, al conectarse con el sistema de gasoductos que ya llega a la ciudad de Uruguayana, en territorio brasileño. “Esperamos que este proyecto integrador contribuya a catalizar otras inversiones internas y externas, atraídas por un contexto favorable, por un gobierno que tiene un rumbo definido y políticas adecuadas, por un país que crece y ofrece ventajas competitivas sostenibles”, dijo Rocca, temprano sintonizador de la nueva etapa en la relación empresas y gobierno.

Temas en esta nota

    Load More