Economistas afines al Gobierno y Pymes quieren que el dólar suba

Jornada de la CAME. Quieren que durante los próximos años la moneda siga en alza. Asimismo, avalaron la política de ingresos oficial, a la que juzgaron adecuada para impulsar el mercado interno. El dólar se acerca a los $3, en línea con la meta del Gobierno.

27deNoviembrede2003a las08:30

En una jornada en la que el dólar se reacomodó tres centavos por encima de su cotización del martes y se ubicó cerca de los tres pesos en los que lo busca estabilizar Economía, el evento que organizó CAME en el Palacio San Martín sirvió como plataforma para que economistas como Aldo Ferrer, Mercedes Marcó del Pont, Eduardo Curia, Héctor Valle y Enrique Martínez defendieran un dólar alto para incentivar la recuperación económica.

"El dólar bajo destruía las fábricas y dejaba a la gente sin trabajo. El dólar alto desincentiva las importaciones e incentiva las exportaciones, así que nosotros no tenemos dudas en apoyarlo", sintetizó el titular de CAME, Osvaldo Cornide.

La arenga más encendida, como en otras ocasiones, corrió por cuenta de Curia, que asesora desde la campaña presidencial al ministro de Planificación, Julio De Vido: "Necesitamos un tipo de cambio alto a muerte por años y años, y en eso no tenemos que retroceder ni un solo milímetro", disparó, luego de resaltar el rol de los tipos de cambio diferenciales para estimular las exportaciones industriales.

En el mismo panel estuvo el secretario de Comunicaciones, Guillermo Moreno, que habló como un economista más, y destacó que "la existencia de un mercado doméstico es lo que permite a nuestros emprendedores emprender", luego de resaltar los avances del Gobierno "en la reconstrucción de un sistema capitalista con justicia social".

Para Héctor Valle, del FIDE, "el grueso de la recuperación económica fue por el tipo de cambio alto", y eso "no se manifestó a través del motor de las exportaciones, sino en el proceso dinámico de la sustitución de importaciones".

Marcó del Pont apuntó a su turno que "los operadores hablan hoy de un tipo de cambio de 2,50 pesos, pero eso no garantiza la competitividad de nuestra economía", y reclamó una política más activa por parte del Banco Central.

El Central "debería comprar hasta el último dólar para cuando se reviertan los términos de intercambio actuales, sobre todo por los precios de las commodities exportables".

Martínez, ex secretario Pyme de la Alianza y actual jefe del INTI, coincidió en que "es preciso mantener un tipo de cambio alto para estimular la productividad de la industria", pero advirtió que "también hacen falta programas tecnológicos y científicos para bajar el desempleo".

Los cerca de 600 empresarios Pyme que se inscribieron en el evento de CAME se apiñaron en las tres salas del Palacio San Martín en las que se realizaron los paneles, donde casi no hubo debate por la afinidad de los disertantes, y donde la tónica general fue la defensa del plan del ministro de Economía, Roberto Lavagna, que cerró el encuentro luego de un discurso de Cornide a favor de la reestructuración de la deuda.

"La conducción económica actual tomó nota de las enseñanzas de la crisis, y arregló las cosas por la nuestra mientras se negociaba con el Fondo Monetario Internacional con la idea de que ''si no hay acuerdo, mala suerte''", dijo Ferrer, que destacó el "cambio de actitud" por parte del Ejecutivo respecto de las anteriores administraciones, y el "cambio en la autoestima por parte de todos los argentinos".

Ferrer agregó que "en los noventa nos decían que el Estado era impotente ante la globalización, y que la devaluación no servía para alterar los precios relativos porque la economía estaba dolarizada", aunque advirtió que "entre los temas pendientes está el rearmado del tejido productivo y la expansión de los bienes públicos como la educación y la salud".

Otro matiz fue el que mostró Marcó del Pont en

Temas en esta nota