Lavagna y Prat Gay defendieron la política de alta paridad cambiaria

Economía y el Banco Central se comprometieron a no caer en una apreciación del peso. La estrategia clave es mantener el régimen de flotación del tipo de cambio y recrear el rol del programa monetario para el crecimiento.

Por
03deDiciembrede2003a las07:28

El presidente del Banco Central, Alfonso Prat Gay, defendió ayer ante empresarios industriales la competitividad que permite el actual nivel del tipo de cambio, con lo que descartó cualquier demanda sectorial para elevar el valor del dólar. Y prometió que “no va a renunciar a la política monetaria, ni a abusar de ella”.

“El desafío que tenemos por delante en el Banco Central es una suerte de tercera vía: ni renunciar a la política monetaria ni abusar de ella, sino utilizarla para el crecimiento sostenido de la economía en el largo plazo”, dijo Prat Gay, quien inauguró una nueva relación entre el presidente del Central y los industriales, ya que fue el primer funcionario en ese cargo que asiste a una conferencia de los fabriles.

Una de las principales figuras de la conducción de la UIA, el papelero Héctor Massuh, sostuvo que el dólar tiene que mantenerse “alto” por un “plazo razonable de tiempo”, una idea con la que coinciden la mayoría de los empresarios nucleados en la central manufacturera.

Y más que preocuparse por el actual nivel del tipo de cambio, los industriales advierten el riesgo de una eventual revaluación de la moneda.

En este sentido, el titular del Banco Central recordó que “estamos en un régimen de flotación, por lo tanto no hay ningún tipo de referencia a un nivel determinado, ni a una moneda. No tiene por qué haber esta obsesión en confundir la política monetaria con política cambiaria”.

Además, defendió las declaraciones del ministro de Economía, Roberto Lavagna, cuando la semana pasada manifestó que “la devaluación en la Argentina había sido la más exitosa del mundo”.

“La Argentina e Indonesia tuvieron las devaluaciones más bruscas de sus monedas en el mundo”, dijo Prat Gay en su disertación, y añadió que a los 23 meses de la ruptura de la convertibilidad, “la competitividad se conserva gracias a la política orientada a mantener la estabilidad de precios”.

Aunque con diferentes matices, el ministro de Economía, Roberto Lavagna, había afirmado por la mañana “que el manejo del tipo de cambio es una variable central en la formulación de políticas económicas” y cuestionó a los modelos económicos basados en atrasos cambiarios.

“El manejo de la política cambiaria es una variable absolutamente central”, señaló Lavagna en un seminario organizado por la Fundación Crear.

Optimismo de los economistas

A la disertación de Prat Gay la siguió un panel de economistas que no ahorraron optimismo ante el auditorio de 500 empresarios reunidos en Pilar.
Ricardo Arriazu, el más ortodoxo, dijo que Lavagna “subestima el crecimiento de 2003” y pronosticó una suba del PBI de por lo menos un 8% y que “el 2004 ya cuenta con un piso de recuperación de 2,6 por ciento”.

Javier González Fraga estimó que el año próximo el país crecerá “muy por encima del 5%” y consideró que el tipo de cambio tendrá una leve apreciación y habrá una mayor inflación, con un set de precios relativos que genera rentabilidad en los sectores productores de bienes transables.

Aldo Ferrer defendió la política económica y remarcó que “la realidad ha desautorizado a las políticas económicas de la experiencia reciente”.

Temas en esta nota