El FMI demora un giro por u$s250 M

El directorio no trataría esta semana, en la última reunión del año, el caso argentino. Se posterga así el desembolso previsto para este mes, destinado a cancelar vencimientos con los propios organismos. Si la plata no llega, Economía pagaría con recursos propios.

Por
16deDiciembrede2003a las08:43

La demora del Fondo Monetario en aprobar la primera revisión del acuerdo a tres años firmado en septiembre trabará un desembolso de u$s250 M si, tal como temen en el equipo económico, el directorio del organismo no completa el trámite hacia fin de esta semana, en su última reunión del año antes del receso por las fiestas de fin de año.

La aprobación, y con ella el giro que en Economía esperaban para este mes para hacer frente a las obligaciones con los propios organismos, quedará entonces para los primeros días de 2004, ya que ningún funcionario con sede en Washington retomará las actividades hasta enero.

La dilación podría reabrir el debate en el seno del Gobierno respecto de los pagos que están pendientes, por lo que en Economía ya anticipan su postura: por lo pronto, la idea del ministro Roberto Lavagna es pagar, tal como se hizo ayer con el BID, aun cuando los reembolsos no lleguen según el calendario previsto.

“Tenemos una buena posición de reservas, no se justificaría no pagar”, afirmó a Infobae una alta fuente del Palacio de Hacienda, quien de todos modos no disimuló la irritación que provoca en el equipo económico lo que denominan “tácticas dilatorias” por parte del Fondo.

“Nos acusan a nosotros de usar estrategias para dilatar las negociaciones por la deuda, pero son ellos los que no están aplicando el concepto de negociaciones de buena fe que tanto nos reclaman a nosotros”, se quejó el funcionario. A la vez, si bien admitió que las relaciones con el FMI volvieron a tensionarse, relativizó el endurecimiento del Tesoro norteamericano ante los lentos avances del Gobierno en el proceso de reestructuración de la deuda para salir del default con los acreedores privados.

Como sea, la postergación del tratamiento del caso argentino por parte del board del Fondo implica, en la práctica, que aumentará la brecha entre lo que el Gobierno paga a los organismos multilaterales y lo que éstos reembolsan.

De acuerdo con los términos previstos en el acuerdo firmado hace tres meses, en el primer año de vigencia del programa, la Argentina pagaría al FMI casi u$s300 M más de lo que recibiría.

El monto sería compensado en los dos años siguientes, cuando la ecuación volvería a invertirse y otra vez el país recibiría más fondos de los que destina al pago de sus obligaciones.

Ahora, sin embargo, el desequilibrio a compensar será mayor y alcanzará los u$s550 M ya que el ministro de Economía, Roberto Lavagna, prevé hacer frente a los vencimientos de diciembre por u$s335 M, según las planillas del FMI.

Descalce

El descalce fue, precisamente, una de las cuestiones que insumió gran parte de las negociaciones para lograr el acuerdo vigente.

Los países que en ese momento ofrecían gran resistencia a concederle al Gobierno un nuevo stand-by insistieron en que el monto debía ser mayor que el finalmente consensuado en el programa que regirá hasta 2006, como mecanismo para “incentivar” a las autoridades locales a cumplir las condiciones más allá del primer año de vigencia del acuerdo.

Si bien las metas fiscales y monetarias fueron sobrecumplidas, el foco está ahora puesto en las reformas estructurales pendientes, en las que los avances realizados no parecen conformar.

Temas en esta nota