Brasil rebaja más la tasa para apurar el crecimiento

Con la inflación bajo control, el Banco Central de Brasil resolvió seguir apuntalando la recuperación de la actividad económica y volvió a reducir ayer en un punto porcentual la tasa básica de interés, que fue fijada en 16,5% anual, el menor nivel desde abril de 2001.

Por
18deDiciembrede2003a las08:46

El Comité de Política Monetaria del Banco Central, que estuvo reunido desde el martes para revisar el costo del dinero, anunció que tomó la decisión de reducir la tasa Selic, que sirve como referencia del mercado, por la evolución a la baja de la inflación.

«Teniendo en cuenta la convergencia de la inflación con las metas y las perspectivas favorables para la evolución de la actividad económica, se decidió por unanimidad fijar la tasa Selic en 16,5% al año», expresó el Banco Central en un comunicado.

El gobierno del presidente Luiz Inácio Lula Da Silva (que se acerca a completar su primer año de mandato con una popularidad de 69%, menor que el 80% del comienzo pero aún muy alta) estableció para este año un objetivo de inflación de 8,5%, con un margen de oscilación de dos puntos hacia arriba o hacia abajo.

Entre enero y noviembre, la inflación en Brasil fue de 8,73%, según el Indice de Precios al Consumidor Amplio (IPCA), usado como referencia oficial, y las previsiones de organismos públicos y privados apuntan a que cerrará el año en torno de 9%, es decir dentro de la meta propuesta.

La autoridad monetaria no fijó una trayectoria para los intereses, lo que significa que la tasa fijada ayer sólo podrá ser alterada en la próxima reunión del Comité de Política Monetaria, que se celebrará a mediados de enero próximo.

La baja anunciada ayer estuvo dentro de los cálculos de los agentes financieros, que en su mayoría apostaban por un recorte de, como mínimo, un punto porcentual. Esa perspectiva llevó a la Bolsa de San Pablo a cerrar ayer con una suba de 2,12% en su índice Bovespa, que marcó 21.199 puntos.

La medida fue saludada por las principales centrales industriales, aunque éstas venían criticando el gradualismo aplicado por el presidente del Central, Henrique Meirelles.

Brasil terminó 2002 con una tasa de interés básica de 25% anual, pero el gobierno de Lula -sospechado inicialmente de izquierdista por los mercados-debió subirla a 26,5% en febrero para evitar una escalada de la inflación. La tendencia alcista de la Selic se invirtió en junio.

Temas en esta nota